Etiquetas

, , , , ,

El Museum of Witchcraft, está localizado en Boscastle, Cornwall, en Inglaterra. En el sitio web del museo,hay un “About Me” que nos cuenta que el museo está en funcionamiento desde 1951, sin embargo en la localidad de Boscastle están desde 1961. En este perfil también hacen referencia a que disponen de una gran diversidad de artefactos relacionados a la brujería y una colección de aproximadamente 5000 libros queson usados por investigadores del Reino Unido y del mundo. Hoy día hablaremos de quien parece habersido el fundador de este gran museo de brujería, Cecil Hugh Williamson.

CecilHugh Williamson (1909-1999)Los autores del libro Exorcismo y Magia, publicado en el año 1975, tuvieron unas cuantas entrevista con el señor Williamson y nos cuentan que a primera vista, más parecía un profesor de letras o un boticario de pueblo, que un gran mago y coleccionista de artefactos para la hechicería.
Williamson tenía una casa en Looe, Cornwall. La adquirió a finales de la Segunda Guerra Mundial y siempre fue tomado por los vecinos como un jubilado adinerado, en busca de paz y soledad.

Al principio se ganó cierta popularidad entre comerciantes y gentes del pueblo puesto que era una persona que gastaba bastante. Pero esto no duraría mucho, la gente comenzó a relatar extrañas historias con respecto a su comportamiento, se decía que Williamson recibía mercaderías misteriosas provenientes de Londres. Llegaban cajas embaladas, transportadas en camiones y como presa de una alegría extrema y expidiendo repentina energía, el señor Williamson, salía a recibir las cajas y las metíaen su casa.

Nadie sabía que contenían esas cajas y cuando le preguntaban al respecto, él se negaba a responder, fue por eso que comenzaron los rumores.

Apertura del Museo
Un pescador de la zona cuenta cómo un día estaba caminando por los alrededores de la casa de Williamson y se percató de que los camioneros estaban descargando una caja rectangular que brillaba, cuando vio bien, se trataba de un ataúd. El señor Williamson al notar su presencia le hizo señas para que se acercara y diciéndole que él era el primer visitante (se entiende que del museo) le mostró el contenido del ataúd, se trataba de un esqueleto humano fijado al fondo por unos gruesos clavos.
Interior del Museo Witchcraft

Williamson pensó que convertir su casa en un museo de magia no era para nada extraño y que por el contrario ayudaría mucho al turismo de esa localidad. La verdad es que debía tener razón, su museo es único en su categoría y la magia en el pueblo de Looe no es nada del otro mundo, sin embargo por alguna razón, Williamson no contó con la aprobación de sus vecinos y cada vez que pasaba algo malo en la aldea, era atribuido a los objetos mágicos que estaban en el museo alegando que influían de manera funesta sobre todo el lugar.

Luego de algunas mudanzas, el libro nos cuenta que se estableció en Boscastle y llevó todas sus pertenencias mágicas allí.

Si bien es cierto que este es un museo de magia en general, por las cosas que Williamson coleccionaba y atesoraba, se podría decir, que era un mago que se tiraba más para el lado oscuro y negro que para el lado de los blancos.

Así tenemos que la sala más grande del museo está dedicada al diablo, divinidad adorada por toda hechicera de magia negra. En las paredes hay cuadros pintados por brujas en trance. Representaciones de abrazos con el diablo, la preparación de un ritual mágico con el cuerpo de un recién nacido, fruto del ayuntamiento de una bruja con el diablo.

La sala es iluminada por velas sostenidas por calaveras, por candelabros robados en los altares.

Otra sala reproduce una misa negra. Una mujer esta tendida sobre una mesa de mármol, desnuda, de tamaño natural. Otro maniquí representa a otra mujer, envuelta en un paño negro, que celebra el rito satánico. Empuña un hueso humano, en el gesto de hundirlo en el vientre de la mujer que esta sobre la mesa.