Etiquetas

, , , , , , ,

En la fiesta de Pascua también se superponen diferentes tradiciones religiosas y místicas creando un sincretismo cuyo origen antecede y se mezcla con la formación del cristianismo. Si bien la palabra Pascua, y sus diferentes derivaciones del latín, significa “pasar sobre”, en inglés la palabra usada para designar esta festividad es “Easter”, una palabra que claramente proviene de una serie de divinidades femeninas relacionadas con la primavera, la fertilidad y el amor.

La palabra “Easter” parece provenir de la diosa Ostera o Eoster (la misma etimología que el Este) diosa del amanecer o de la primavera en la cultura anglosajona. Esta palabra parece estar cognada con la divinidad babilónica, Ishtar, adorada como Venus, ya que al ser la estrella del amanecer y/o del atardecer “parece amar la luz”, es decir es la consorte del dios de la luz, del dios masculino. Esto es importante ya que todas estas divinidades encarnan el principio primordial de la feminidad, de la Diosa Madre -y de sus procesos equivalentes en la naturaleza- que como Robert Graves sostiene en su libro la “Diosa Blanca”, es una deidad prístina que se transforma de igual manera en madre como en amante.

Ishtar ha sido también identificada con la Reina Semiramis, la esposa del poderoso rey rebelde Nemrod, que aparece en la Biblia y que habría construido la Torre de Babel.  En Sumeria Ishtar es Inana, esposa de Rey Dumuzid, también llamado Tammuz. Existen variantes a esta historia pero según cuentan diferentes culturas Nemrod-Tammuz-Dumuzid habría muerto (en algunas versiones  despedazado por un jabalí salvaje; en otras matado por Shem, castigado por idólatra) y su esposa Ishtar-Inana-Semiramis habría descendido al inframundo para juntar sus partes y resucitarlo. Esta historia evidentemente evoca el mito de Osiris, que es asesinado por su hermano Set y su esposa Isis reconstruye su cuerpo –al último labrando con su voz un falo de oro- para regresarlo a la vida y hacerlo rey de la vida después de la muerte. No sólo Osiris tiene una relación con Cristo, también al investigar el culto a la Virgen María descubrimos que es una continuación del culto a Isis y comparten una poderosa simbología, aquella del culto a la Diosa Madre, diosa de la fertilidad, canalizada dentro del proceso de evangelización de la Iglesia Católica.Según Manly P. Hall: “La Virgen madre, dando a luz al dios solar que el cristianismo tan fielmente ha preservado, es un vestigio de la inscripción en honor a su prototipo egipcio, Isis, que apareció en el Templo de Sais: ‘El fruto he traído es el Sol“‘. Isis, como María, es la madre del sol o del hombre que lleva consigo los principios de iluminación.

Otra versión de la misma historia señala que Tammuz es el hijo del rey semidios Nemrod, concebido por Semiramis de forma inmaculada. Tammuz siendo la reencarnación de Nemrod es asesinado por lo cual su madre desciende al inframundo para que éste pueda renacer.

Ishtar tambien es Astarte o Asherah, quien según la académica Francesca Stavrakopoulos es la esposa de Yavhé, que fue editada fuera de la Biblia. Lo cual se conecta con Nemrod, ya que Asherah fue ostracizada de la Biblia al ser  más tarde equiparada con Baal, el dios del becerro de oro, el dios falso según el Viejo Testamento. Nemrod también fue equiparado con Baal por el académico David Rohl.

Fuente: Pijama Surf

Anuncios