Etiquetas

, , , , ,

El Calendario de Festividades Paganas señala hoy la Muerte de Attis. Las fiestas de marzo, para la mayoría de los pueblos, están dedicadas a la resurrección cíclica de la Primavera; una resurrección que ha sido precedida y anunciada por la muerte del grano, de la simiente, del espíritu de la vegetación, encarnado generalmente en el hijo de la Gran Madre; Attis, Dionisos, Osiris…

Attis era un joven y apuesto pastor de Frigia. Cibeles escogió a Attis para que se dedicara al cuidado de su culto religioso, y le hizo jurar que se conservaría casto y célibe para siempre. Pero Attis conoció a una bellísima ninfa de los bosques llamada Sangarida, de la cual se enamoró perdidamente, al grado de que olvidó el juramento que había hecho a Cibeles y se casó con ella.
Cuando Cibeles se dio cuenta que Attis había violado su juramento, se vengó castigando a Sangarida, a la que mató destruyendo el árbol que le daba la vida. Y después enloqueció a Attis, quien se castró a sí mismo y luego se suicidó colgándose de un árbol. Sin embargo, Cibeles se condolió del triste fin de Attis. Entonces decidió no dejarlo morir para siempre, y lo resucitó y convirtió en un hermoso árbol de pino, el cual desde entonces fue el símbolo de la Gran Madre.

En la antigua Frigia se creía que Cibeles había existido, que fue una princesa, hija del rey Mean, la cual se enamoró de un humilde pero muy guapo pastor llamado Attis, a quien se le entregó sexualmente y quedó embarazada. Al conocer el rey Mean que su hija Cibeles estaba embarazada, mandó detener al pastor Attis, ordenó que lo castraran y lo condenó a muerte arrojándolo a las fieras, para que lo devoraron. La terrible muerte de Attis hizo enloquecer a Cibeles, quien maldijo a su padre y a toda la gente de Frigia. Poco después, la población fue castigada con una terrible hambruna y peste que causaron gran mortandad. Consultaron los frigios al oráculo qué hacer para que los dioses les levantaran tan penoso castigo y la respuesta fue que debían consagrar a Cibeles como una diosa, proclamar que Attis había resucitado de entre los muertos e instituir que el culto a Cibeles fuera dirigido por varones previamente castrados.

El 22 de Marzo comienzan las fiestas de Cibeles, madre y amante de Attis, quien, como ya sabemos, muere y resucita en el equinoccio de primavera. En este día tenía lugar la “ceremonia del árbol“: se corta un pino del bosque y se trae al santuario de Cibeles por una congregación de porteadores de árboles. Se le adorna con guirnaldas y violetas, nacidas de la sangre de Attis, para conmemorar su muerte y castración bajo un pino. Los fieles de la diosa comienzan sus días de ayuno.

El 23 de Marzo, Tubilustrium en el calendario romano, es el último día de la festividad de los Quincuatros, en la que se procedía a purificar las trompetas de guerra. Fiesta de Attis (noveno día) y concierto lúgubre  con instrumentos de viento por la muerte de Attis. Esta festividad se prolongaba hasta el día 27. A lo largo de ella se iban celebrando distintos ritos y ceremonias con los que se quería reproducir los actos principales de la vida de este hombre-dios: nacimiento, emasculación, muerte y resurrección.

Fuente: Tu salud para siempre

Anuncios