Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

5-de-espadas

Por @virginiaescobar

Para este día tenemos el cinco de espadas que nos habla acerca de la autoestima, de la concepción que tenemos de nosotros mismos. La sociedad nos dice cómo debemos actuar y hasta qué pensar de las otras personas, mientras nosotros nos rehusamos. ¿Cómo podemos hacer a un lado la imagen que tenemos de las situaciones y sobrevivir en esta sociedad? Todos estos dilemas provienen del concepto que tenemos de nosotros mismos, del yo interior.

Cuando observamos las relaciones entre el cuerpo y la personalidad, nos surgen dudas acerca de cómo hemos vivido, si hemos logrado conseguir lo que nos hemos propuesto. Podemos no sentirnos satisfechos, podemos acercarnos a ese ser amado, pero ¿por cuánto tiempo?

Quizá estemos pobremente definiendo nuestros intereses. Otras veces esta carta implica la necesidad de poner nuestros intereses en primer plano. Es tiempo de remediar los abusos y ventajas. Ha llegado la hora de preocuparse por uno mismo, demos un paso al frente y reclamemos lo merecido. Sólo debemos recordar que si herimos a alguien en el camino, la victoria no será tan completa.

Las cinco espadas pueden también significar hostilidad, desde aquellos que gustan de llenar crucigramas hasta aquellos que prefieren juegos de guerra. Cuando las cuerdas que nos atan se rompen, experimentamos discordia. También puede interpretarse como deshonras, traiciones, mentiras, tretas, incluso, crímenes.

El cinco de espadas es una carta de lucha finalizada y terminada en derrota o se trata de una victoria sin honor: ni el vencedor ni los vencidos tienen heridas, las espadas están intactas. No ha sido un combate en el que hayan tenido lugar virtudes, sólo actitudes viciosas.

Al leer en esta carta hay que pensar en la presencia de un enemigo, de un conflicto que acabará en derrota, de una necesidad de terminar una situación, asumiendo el dolor y las pérdidas.

La pérdida no va a ser física, no se establecen duelos a espada en los tiempos actuales. Tampoco suele serlo emocional, sino más en términos profesionales. Se trata de una derrota en combate por un puesto, por defender una idea, por demostrar más ingenio o conocimiento que otros.

Anuncios