Etiquetas

, , , ,

@KaremBarratt

3-of-wands-robin-wood

Esta carta esta normalmente asociada con la idea de socios y negociaciones; gente trabajando junto de manera eficiente y beneficiosa para todos. El tres crea la primera parte de estabilidad, como vemos en un taburete y creo que esta carta es un buen recordatorio que, aunque debemos honrar nuestra originalidad, varias originalidades trabajando por una meta en común tienen más chances de ver resultados.
Como todo con el Tarot, una carta puede ofrecer diferentes visiones o significados. El hombre rodeado de bastos puede que no esté contando tanto en socios humanos, si no en tres (o más) oportunidades, talentos, habilidades que han sido sintetizadas para lograr un proyecto. También puede ser una buena imagen para el dicho “a la tercera va la vencida” o, no te rindas, intenta otra vez. Su atención está puesta en el horizonte, no en los bastos. Esto puede indicar que una vez que tenemos las bases bien fijas en nuestro proyecto, podemos enfocarnos en otros aspectos del mismo -pero preferiblemente no antes.

Las imágenes de las cartas varían de mazo en mazo, pero en las tradicionales, inspiradas en el Tarot Rider-Waite, los bastos usualmente están atrás, o alrededor del comerciante y este usualmente sostiene uno con la mano. Esto me sugiere protección: la necesidad de asegurar nuestros proyectos y nuestra persona tomando las precauciones necesarias. La persona usualmente nos da la espalda, sus ojos fijos en el horizonte, muchas veces viendo al mar, a un barco, pero ciertamente evocando un sentimiento de espera. Esto nos trae a la mente la idea de que, aunque hemos logrado una primera parte de la meta final, aun debemos esperar para su obtención total -y es bueno hacerlo con tranquilidad, confianza y esperanza. Al ser esta carta de bastos, también nos recuerda que hay que abrazar los cambios, incorporar sus posibilidades en nuestros planes, tener algún tipo de contingencia por si las cosas tardan o no se dan de la manera en que originalmente las concebimos.

En su lado negativo diría que la carta nos advierte a asociarnos con cuidado. Saber exactamente con quien estamos trabajando, conocer sus fortalezas y debilidades y tomarlas en cuenta. Los bastos pueden ser fosforitos, por tanto, controlar el temperamento y la impaciencia es crucial para que proyectos en grupo se den bien. También hay que tener paciencia con ese periodo de espera, no dejar que los humores nos atrapen y nos llenen la cabeza de fuego.

En líneas generales, esta carta suele tener connotaciones positivas, tanto a nivel de negocios, trabajo y cambios. El número 3, en su aspecto positivo, suele ser la carta de gente con imaginación, expresiva y artística. El numero nos invita a ser optimistas, tolerantes, alegres y a tener cuidado con el ego, no dejarlo crecer desmesuradamente. Igualmente advierte tener cuidado con caer en hipocresías e impaciencia.

Así que el tres de bastos nos recuerda que hay que ser creativos, saber explotar nuestros talentos y los demás y encontrar la manera que diferentes aspectos (sea de nuestro ser, ideas u otras personas) trabajen de manera armoniosa, con optimismo y paciencia.

 

 

Anuncios