Etiquetas

, , , , , ,

Por @VirginiaEscobar

En años pasados en las predicciones las cartas dejaron bien claro las energías que se renovarían ese año 2017, y se trataba nada más y nada menos que de las energías del nacionalismo exacerbado.

Ya hemos visto la victoria del Brexit y ahora la llegada de Donald Trump a la presidencia de los EEUU con sus políticas de “Defensa de la Industria Nacional”, entre otras cosas. Ambos países dejan claro que están decididos a proteger lo nacional, a regresar al individualismo ante un mundo globalizado.

Desde el punto de visto esotérico, y repito energético… las energías del individualismo, del nacionalismo, esas energías que hablaban de razas superiores o que querían dejar en claro el “Yo soy mejor que tu” han regresado. Esas mismas energías que dominaron al mundo a principios del Siglo XX, y que lamentablemente dominaron al mundo en las guerras mundiales y las sucesivas.

Estas energías nos hablan del YO como centro energético, y al estar bien aspectadas todo lo que hagas desde y para el YO traerá excelentes resultados o rendirá frutos. Por ejemplo el crecimiento de partido Nazi en Alemania se dieron bajo estas energías, fueron ellos (los alemanes) los que primero reconocieron estas energías, si usaron magia o no, se lo dejo a los historiadores, puesto que en la actualidad existen varias teorías o tendencias que hablan al respecto.

Pero en esta ocasión las energías reaparecen como el Ave Fenix en el Reino Unido, con el asunto del Brexit y posteriormente con la victoria de Donald Trump, por ende lo que vayan a construir, madre e hijo, en los próximos 4 ó 5 años tendrá éxito y cambiará la historia del mundo.

Las comunidades y los países son susceptibles a estas energías. Ahora bien, con respecto a inicio o comienzo de las mismas por parte de un país u otro varia desde el punto de visto esotérico, algunos dicen que estas energías nacen en el Medio Oriente, tal como lo anuncia Nostradamus en sus profecías. Sin embargo, desde mi punto de vista se ve más claro en el Reino Unido y EEUU, más no descarto la influencia de estas energías en el Medio Oriente.

¿Qué pasa en Venezuela con respecto a estas energías?

La situación delicada y complicada de Venezuela debido a su gran división, llevará a los venezolanos a marcar mucho más las diferencias, más no serán solo dos grupos, puesto que las divisiones se multiplicarán, generando una implosión.

Si repasamos algo de historia energética o exotérica vemos que la segunda guerra mundial es la continuación de la primera por Karmas o Aprendizajes no logrados, y el fin queda marcado por dos bombas nucleares. Sin embargo hizo falta más fuego para apagar posteriores candelitas (Vietnam, corea, guerra fría, etc)

Pero en Venezuela las cosas siempre han sido diferentes, y si revisamos la presencia de estas energías con mayor fuerza tenemos “La Guerra a Muerte”… La misma no se apagó por una por implosión, sino por agotamiento, en pocas palabras cuando ya no había más nada que quemar.

¿Cómo sucederá ésta implosión?

El término de Implosión llegó a mi vocabulario cuando en la Guerra del Golfo se incendiaron unos Pozos Petroleros y en la necesidad de apagarlos se llevó a cabo una Implosión, la cual consiste en generar un fuego más grande a través de una gran explosión para agotar el oxigeno, y así contar con algunos segundos para apagar el fuego.

Pues bien, este año en el que reina el egocentrismo (fuegos individualistas) se necesitará una gran explosión para apagar los fuegos, pero no será tan sencillo, porque la intervención de Fuegos extranjeros puede generar la unión de fuegos individualistas.

Por lo tanto, en Venezuela yo apuesto al agotamiento nuevamente, que ya no quede nada por quemar, solo entonces podemos hablar del comienzo o del inicio a una nueva era.

¿Podemos evitar el agotamiento para evitar el fuego?

Si, pero para eso se requiere un nivel de evolución que Venezuela no tiene. Nuestro país tiene las energías de un adolescente, que lleva golpes y cree que sólo él tiene la verdad absoluta, creemos como cualquier joven que existimos para cambiar el mundo porque solo nosotros lo entendemos, sufrimos el cambio de la niñez a la pubertad, somos rebeldes y estamos muy confundidos si ser niños que necesitan de los mayores o de otros, o ser adultos independientes.

El fuego que hoy se nos presenta no lo podemos evitar, como no podemos evitar la pubertad. Cambiaremos de opinión porque sabemos lo que NO queremos, pero aun queda por definir qué queremos en el futuro.

Tendremos que definir si seguimos a las faldas de papá y mamá (un caudillo) o pasamos a ser independientes (un pueblo unido). Las posibilidades para que lo logremos este año se darán, más debemos tener claro que en una sociedad eso lleva años, y si no me creen vean la historia de Alemania, que después de ser un joven adolescente muy rebelde pasó a ser el líder de la Comunidad Económica Europea.

Recomendación:

Podemos utilizar las energías del Individualismo en nuestro beneficio de modo que posteriormente irradiemos estás energías a nuestro entorno. El 2017 es un año para crecer individualmente, de aprender y de reconocer qué somos y a qué venimos. Trabajar en el YO no es egoísmo, es evolución, es entender que si YO estoy bien mi entorno lo estará, no puedo dar lo que no tengo, sino tengo amor propio, si no soy feliz o si no tengo dinero no puedo dar amor, felicidad o dinero.

Pero mucho cuidado porque estas energías tan individualistas nos pueden llevar al lado oscuro fácilmente y querer experimentar el egocentrismo, el abuso de poder o la guerra.