Etiquetas

, , ,

Resultado de imagen para año 2017

En mi hermoso país, una nube densa de preocupación y sollozo ha inundado los corazones de sus pobladores, haciéndonos crear una expectativa negativa sin límites en su extensa historia. Es perfectamente comprensible, es toda una mala novedad lo que se vive y se ha vivido, aunado a esto la burla rodeada de humor que tiene doble intención, nada provechosa a final de cuentas.

Sin embargo, la gran lección del venezolano es, no quedarse allí postrado, esperando que alguien lo saque de su tragedia. La lección es entender que queda mucho por recorrer y que no se ha empezado el largo camino de reconstrucción y vida. Ya lo que nos daña esta super conocido, nada es sorprendente. La verdadera sorpresa será el despertar, el 2017 es un año ideal para esto y para mas, la clave será la voluntad férrea de movilización interna y externa. Si hay voluntad todo se puede, sino se seguirá en un aletargado descenso.

Por ello, el primero de Enero de 2017, a partir de las 12:01 am, nos reuniremos cada familia, cada comunidad, cada población, haremos una oración y luego realizaremos nuestra lista de metas, que comenzara desde nosotros mismos, nada cambiara desterrando al grupo dañino, si dentro de nosotros sigue un germen de desdén y corrupción que aunque sea infinitesimal, tiene la propiedad de crecer voluminosamente en tiempo record.

Este ejercicio lo haremos en familia y con nuestros vecinos. Colóquense en un lugar fuera del hogar, con las manos agarradas unos a otros, digan la oración y visualicen cada frase:

“Creador eterno y amoroso, ha terminado el año 2016 y quiero darte Gracias por lo que recibí de tus manos.  Gracias por la vida, el tiempo, los talentos y los bienes que me entregaste. Y por haberme enseñado a valerme de ellos para colaborar contigo tanto en la salud como en la enfermedad. Gracias por las vidas que dieron todo por Venezuela, de una u otra forma, porque su contribución invaluable tendrá frutos benéficos aunque todavía no lo sepamos.

Hoy, este mismo instante, es el momento perfecto para renovar mi unión con toda Venezuela. Comienzo por cerrar los ojos y ver a mi hermano venezolano ayudando a otro venezolano en su necesidad. En este nuevo año que comienza, imagino y veo  a niños riendo y jugando juntos en perfecta armonía. Imagino y veo  a la gente, de todos los sectores,  solidaria tomadas de la mano, rodeando todo el territorio venezolano. Veo a cada persona permitiendo que  la verdad y honestidad hable por su boca, para que reinen el amor y la compasión. Veo la caída de la falsa idolatría, de la maldad y la corrupción.   Agradezco la oportunidad de ser un hermano amante, tanto para quienes están muy cerca de mí como para quienes habitan los rincones más apartados de Venezuela. Sé que no existe separación entre  nosotros, ningún límite o frontera que el amor de Dios no pueda superar.  Renovado en el espíritu y desbordando pensamientos de amor, declaro que soy uno en espíritu con  toda Venezuela y por tanto, el año 2017 activo y esclarecedor cosechara el trabajo arduo con creces para todos sus habitantes.  Hoy pido a mi fuente creadora, de la cual procedo, para mí, para mi familia, para mis amigos, para todo Venezuela, Fe, esperanza y amor; paz, alegría y fortaleza; sensatez, prudencia y sabiduría. Danos, Universo Padre, un año 2017 lleno de Ti Y enséñanos a ser felices compartiendo lo que somos y tenemos. Haz que recordemos quiénes somos y hacia donde nos dirigimos. Así sea. “

Al finalizar, abrácense unos a otros, siente cariño en verdad por su prójimo y sientan la fuerza de querer cambiar el rumbo de Venezuela. Recuerden todo comienza en cada uno de nosotros y el 2017 es un año de comienzos. Por tanto, comenzara lo que tú sientas con más intensidad dentro de tu corazón. Es decir, a trabajar constantemente por Venezuela. Arriba el ánimo, a mejorar lo presente.@addais