Etiquetas

, , ,

 

Esta retrogradación de Mercurio tiene la particularidad que es en el signo de Capricornio que está opuesto a Cáncer y por lo tanto afectará más a los países como Venezuela y Estados Unidos, y sus efectos serán de gran transformación de todo lo que se puede denominar estructuras, desde los niveles más altos de poder, hasta el nivel más personal de nuestra vida diaria.  

No es momento de luchar u oponernos. Ahora es recomendable el hecho de entender los principios de Mercurio retrógrado en tránsito mientras se mueve a través de los elementos, ya que nos permite comprender mejor su significado. A continuación se plantea una pregunta que puede funcionar como guía para la reflexión o la meditación durante estos días. 

Como la retrogradación se da en Capricornio, que pertenece al elemento Tierra, la pregunta es la siguiente:

¿Cuáles son los resultados tangibles en mi vida? 

Los asuntos de seguridad, las preocupaciones prácticas y las necesidades más básicas ocupan el primer plano en esta fase. Es una época en que podemos encontrar defectos en todo lo que nos rodea: la casa, el trabajo, el país, ¡o el propio cuerpo! No te mudes, no dejes tu trabajo, no emigres ni gastes demasiado dinero, pero sí busca oportunidades nuevas, y no pierdas de vista las posibilidades que podrían ser más satisfactorias para ti en el nivel del yo.

En el nivel personal, quizás encuentres que te estás inconforme,  que te autocriticas demasiado. Una crítica está bien, pero no hagas picadillo tu autoestima. Sin duda, necesitas reevaluar tu relación  con el mundo de la realidad práctica, pero no es prudente invalidar el pasado, que probablemente es la base de tu experiencia hasta ahora. Más bien, considera tu debe y tu haber como si formarán parte de un balance ajeno, y sigue el consejo que tu le habrías dado a esa otra persona. Es imperativo mantener la objetividad durante este ciclo en que el énfasis esta puesto en Capricornio, el signo de los ascensos hacia las metas más importantes de tu vida. Lo prudente en este momento, es tomarse un descanso y esperar a que pase la noche o la tempestad.