Etiquetas

, , ,

 

 

Imagen relacionada

El 21 de Diciembre de 2016, es un día especial que nos ofrece la oportunidad de estar en contacto directo con lo cósmico, y de recibir las bendiciones y energías del tiempo. El año 2016 ha sido bastante movido y de sucesos variados, hasta un tanto extraño, haciendo de la fecha ocasión especial para cambiar paradigmas. Es ideal realizar un ritual donde plasmemos todo lo que sabemos que nos corresponde. De esta forma podemos hacer un esfuerzo consciente para acceder a la energía universal y asesorarnos en la obtención de la sabiduría que nos ayudará a movernos más allá del rango de nuestra actual existencia.

El momento propicio para hacerlo es desde la entrada del día 21 hasta la medianoche. Puede reunirse la familia y hacerlo en conjunto, cada uno aportando un material.

Materiales:

Un vaso de agua (preferiblemente de vidrio transparente sin dibujos).

Un cuarzo blanco.

Una vela blanca

Incienso en grano

Un carboncillo para quemarlo

Una hoja de papel para escribir las peticiones.

Un bolígrafo color negro.

Cinta Roja

Procedimiento:

Durante todo el día 21 de Diciembre, puedes hacerlo. Escoge la hora que sea de tu agrado y que no tengas interrupciones.  Coloca en una mesita, el cuarzo blanco (Sur), la vela blanca (Este), el vaso de agua (Norte) y el incienso (Oeste) en forma de cruz. Siéntate cómodamente frente a ellos, cierra los ojos por unos minutos, siente el silencio y aclara tus pensamientos y tus ideas. Cuando te sientas preparado, enciende la vela y el incienso, y toma el papel para comenzar a escribir.

Empieza tu carta con frases dirigidas al Espíritu de la Navidad y luego escribe las peticiones. No temas pedir cualquier cosa que desees, abre tu corazón para sentir la magia y la sorpresa de la vida: deseos materiales, inmateriales, físicos, espirituales, secretos, prácticos, sean los que sean, no pongas límites. Pide sólo para ti. Es tu momento. Únicamente tienes potestad para hacerlo sobre tí mismo.

Al final de la carta, pedirás que seas capaz de adaptarte a los cambios venideros tanto en  ti, tu entorno, tu país y el planeta. Luego da gracias por la concesión que tendrás y que todos tus deseos sean para tu bien sin afectar ni tu misión de vida ni la de otros.

Dobla entonces la carta y ponla debajo del vaso de agua  y deja que la vela y el incienso se consuman del todo. La recogerás a la mañana siguiente. Al día siguiente, enrolla la carta como un pergamino y átale una cinta roja alrededor.

La guardarás en una cajita. Durante el año la revisas para chequear lo que se ha cumplido. @addais

Anuncios