Etiquetas

, , , ,

Imagen relacionada

Afirma: “Tengo una mente despejada, un corazón alegre y disfruto de lo que me da la vida.”

Y luego hacemos este ejercicio en cualquier momento del día, en que estés a solas y cómodo.

Se llama Saludo al Sol.

Párate con los pies sutilmente separados, palmas de las manos, y los dedos pulgares contra el pecho.

Inhala aire profundamente mientras muy despacio levanta tus manos por encima de tu cabeza, y dobla en dirección a atrás tanto como te sea posible, mientras vas apretando los glúteos firmemente. Mantener esta misma posición durante al menos 3  segundos.

Exhala aire lentamente e inclínate en dirección a hacia adelante, manteniendo siempre las rodillas muy rectas, hasta que tus dedos toquen el suelo por fuera de tus pies. Si crees que no te es posible tocar totalmente el suelo, acércate todo lo que consigas acercar. Ahora intenta llevar tu cabeza hacia tus rodillas.

Inhala aire lentamente, doblando tus rodillas, y si tal vez tu alcance no se encuentra fuera de tus pies en el suelo, colócate allí. Desliza el pie derecho en dirección a atrás tanto como puedas permitirte, con la rodilla derecha siempre a unos 3 cm. aproximadamente del suelo, siendo la posición de estocada. Ahora mira hacia lo alto lo más alto que le sea posible, arqueando la espalda en las medidas de tus posibilidades.

Antes de exhalar nuevamente, desliza el pie izquierdo en dirección a hacia atrás hasta que llegues a encontrar al lado de la derecha, y con tu peso apoyado en tus palmas y los dedos de tus pies, estire ambas piernas para así que tu cuerpo consiga formar una superficie aplanada. Asegúrate de que el estómago quede bien estirado.

Exhala lentamente, dobla ambas rodillas en el suelo, dobla las caderas, y la frente al suelo.

Ahora inhala lentamente y mira en torno a hacia lo alto. Tu parte inferior del cuerpo  debe estar en el suelo, y los codos deben estar tenuemente flexionados. Mantén esta posición durante tres a cinco segundos.

Exhala de forma muy lenta y relajada y levanta las caderas hasta los pies y tus palmas de las manos queden totalmente apoyados contra el suelo y tus brazos y tus piernas se encuentren rectas en la misma posición V pero invertida.

Inhala de nuevo lentamente y consigue llevar tu pie derecho con destino hacia delante. El pie debe estar plano con respecto al suelo, entre tus dedos. La pierna izquierda deberá encontrarse prácticamente detrás de ti, con la rodilla levemente en el suelo. Levanta la zona de la cabeza, mirando hacia lo alto, arqueando la espalda todo lo que le sea posible.

Exhala muy lentamente y consigue llevar tu pie izquierdo en dirección a adelante junto al derecho. Estira tus piernas, y estando de pie, tratando de persistir tu alcance en el suelo, tratando de tocar la zona de la cabeza hasta tus rodillas.

De forma muy lenta inspira de nuevo, levantando los brazos con destino hacia arriba estirando la espalda siempre apretando los glúteos. Mantén esta posición durante 3 segundos.

Exhala lentamente, bajando finalmente los brazos a los lados de tu cuerpo. Ahora relájate y sigue tu día de forma diferente. @addais.

Anuncios