Etiquetas

, , , , , , ,

Trabajando hace unas cuentas horas en una vela de Limpieza y Purificación para Venezuela,  entre muchas cosas que pueden aparecer mientras está prendida, apareció una hermosa hermana ancestral… Apareció una nueva bruja.

Y les cuento que para mi es nueva, yo normalmente veo y hablo con tres, pero ahora me acompaña esta nueva guía espiritual.  

Cuando una hermana ancestral aparece es para recordarnos aprendizajes de vidas pasadas,  a ayudarnos a pasar a un nuevo ciclo de vida,  o simplemente a acompañarnos como una amiga mágica especial. 

La mayoría de las veces es muy difícil entender lo que dicen,  primero porque hablan muy rápido, tienen un tono chillón que te puede dejar sordo por unos segundos, no hablan español y de paso sospecho que nunca están de acuerdo entre ellas,  sobre todo cuando se trata de dar un consejo o ayudarme a interpretar los oráculos. 

Pero son muy divertidas, son una excelente compañía y dejan mensajes preciosos cuando quieren hablar lento,  pausado y con claridad. 

Hace algunos años atrás nunca me hubiese atrevido contar a alguna persona las cosas que he visto a lo largo de la vida. Algunas fueron  hermosas como hadas,  duendes y hasta apariciones marianas, en Betania en 1992, uno de esos paseos familiares en que se montan como 8 en una carro. 

A través de ellas, mis brujas,  he desarrollado hechizos y perfeccionado rituales, con su bendición he practicado recetas y he aprendido mucho sobre hierbas, y aunque tengo mucho tiempo conociendolas no todos los mensajes que comparten conmigo los puedo entender. A veces pienso que me hablan del futuro y de gente que nunca voy a conocer,  pero a veces pasa que después de un tiempo todo era sobre mi,  mi aprendizaje y la misión de vida que me toca en este tiempo y esta vida. 

Al final las quiero mucho,  me hacen una falta inmensa cuando no aparecen por periodos largos. Pero ellas saben que yo siempre estaré aquí para oír sus consejos y sus historias. 

Anuncios