Etiquetas

, , , , , ,

Por @VirginiaEscobar

La Piedra de la Luna se presenta en varios colores y se asocia al ensueño que producen las emociones móviles, tales como el enamoramiento y el placer del viajero, sobre todo de los aventureros que no conocen las limitaciones de la vida normal y se entregan a vivir sin límites. Es una piedra para poetas y soñadores que protege la inspiración de cualquier experiencia creadora.

Si conoces a alguien demasiado rígido en sus creencias y manifestaciones, no dudes en regalarle una de estas piedras para que pueda relajar su tensión.

Existe un problema con el nombre de éste cristal, puesto que “La Piedra de la Luna” es una Adularia, pero en la Wicca se le llama Piedra de la Luna a un ópalo blanco o tornasol, que de más está decir que es mi favorita entre todos los cristales.

Aunque algunos puedan pensar que el uso de este cristal te volverá lunático o descarriado, no es así, puesto que al ser asociado con la Luna trae su magia lunar incluida, activando la intuición y la empatía de quien la usa.

Cuando uno de estos cristales llegue a tu vida (como cualquier otro) agradece al Universo su compañía, espera hasta la próxima Luna Llena y prepara para ella un baño de infusiones (té), no mezcles las infusiones, simplemente dale varios baños, elige sin miedo las infusiones de tu preferencia y ofrécela al Universo sin pedir nada en específico. Simplemente usa la magia de esta piedra para conectarte con los regalos del Universo.

Yo digo algo así: “Hoy le ofrezco al Universo y con la Luna Llena de testigo éste hermoso cristal que ha salido del vientre de Gaia para acompañarme, conviértela en canal para recibir los regalos de los Dioses, de Gaia… del Universo, en armonía y en consonancia con las energías del cosmos”

Anuncios