Etiquetas

, , , , , ,

Un mito popular en muchas culturas es el de un poderoso guardián que ayuda y guía a los dirigentes del país. En Bretaña, este guardián toma la forma de Merlín, uno de los magos más conocidos en todo el mundo. Su origen exacto es desconocido y ha aparecido en las obras literarias desde principios del siglo XII, especialmente en las obras de Geoffrey de Monmouth y más tarde en las de Sir Thomas Malory. Monmouth, que escribió “Las Profecías de Merlín”, en 1130, se refiere a Merlín como a un profeta que vivió en el siglo V o VI, a quien atribuyó utilizar la magia para traer desde Irlanda las piedras con que se construyó StoneHenge.

A lo largo de los tiempos, Merlín se ha convertido en el arquetipo del viejo sabio que puede aparecerse disfrazado del hombre o animal, por ejemplo como un halcón, para ayudar y aconsejar a los magos y brujas modernos que trabajan con magia celta. El Panteón celta, a diferencia del panteón de dioses y diosas romano, griego o egipcio, prefiere no ser invocado, sino aparecer donde y cuando sientan que se les necesita.

El panteón celta incluye a otros participantes históricos de la saga artúrica como el mismo Arturo, Lancelot y los caballeros de la Tabla Redonda, principalmente en forma de los arquetipos míticos. Así, por ejemplo, Arturo es el héroe o guerrero solar.

Pero, en sus formas más primitivas, el panteón celta consistía en la diosa (la Madre Tierra) y el dios. La diosa era reverenciada en sus tres aspectos: de doncella (virgen), Madre (esposa) y Anciana (Sabia). El dios era adorado tanto en su rol de Señor del Sol como en el Señor del Otro Mundo.

Extracto del Libro: “Brujas y Magos” de Anton y Mina Adams.