Etiquetas

, , , , ,

Venezolanos, no peleen por comida. Se les presentara muchas situaciones para que cuando tengan algún alimento en sus manos, lo hagan desde la rabia, la angustia y la desesperación. Este es el manejo impuesto y cada vez que se disgustan por este asunto y hasta vociferan, se cumple un importante paso en el plan constituido. Reflexionen cada palabra que últimamente se dice acerca de este aspecto, cada día echamos más leña al fuego con nuestras palabras, pensamientos y acciones. Sí, hay mucha gente que incluso le conviene esto así, pues a corto plazo, creen que ganan. Sin embargo, aquellos que saben la trascendencia de estas actitudes, deberán mantenerse totalmente opuesto a lo que hace el rebaño, pues en esas personas se verán los milagros que no son tales milagros sino producto de la decisión acerca de qué energía hacen suya.

Cada alimento que llegue a sus manos bendíganlo, aunque sea muy poquito, bendigan su presencia y lo que hará en sus cuerpos y espíritu. Parece un asunto vago mas no lo es, es de suma importancia. Si algún producto prioritario en el momento, no lo consiguen, bendíganlo donde quiera que este, algo sucederá y las cosas le cambiaran en ese instante. Hace ya tiempo estamos teniendo serios problemas con la comida, la dejan podrir, la malgastan, la maldicen, la manipulan, etc., El alimento mide en qué nivel de conciencia está la población, mide el raciocinio y el sentimiento de una colectividad. Y mientras más bajo este, mas fácil será de controlarla y de menospreciarla hasta que ella misma lo haga.

Si, con hambre no hay forma de razonar, de pensar, ni entender, pero como somos la raza humana, estamos en la posición de pensar y actuar aun en las condiciones más precarias, eso nos distingue del resto de las especies.

Cada día, bendice lo mucho o lo poco que tienes, no te enganches a la corriente impuesta de envidiar lo que tiene el otro. Si sabes que hay una nueva opulencia que se forjo bajo conceptos malsanos, corta de raíz, con tus acciones como población, esa mala influencia , esa forma baja de vivir, pero por nada del mundo te enganche a lo que criticas diariamente, porque esto es peor que el hambre.

Tener a la población en un «ayayay» es lo mejor que les puede ocurrir a quienes todos sabemos, pues todos se quejan pero nadie hace nada para terminarlo, porque están muy ocupados en donde precisamente se necesita que estén.

Este asunto se soluciona más allá de la política, porque este término se explica solo. Por esta razón, la población debe estar enterada de lo que acontece en el país, pero no puede volverse un ente político, porque desvirtúa su verdadera función.

La comunidades tendrán que unirse quieran o no para erradicar lo que hoy hace un daño profundo en los cuatro puntos cardinales. Cada comunidad tendrá que decidir qué es lo mejor para sí y en base a eso trabajar hasta el final por esa causa.

Pero antes, bendice todo, absolutamente todo, bien tangible y cada servicio que prestas o recibe. Bendice desde la calma. Bendice una y otra vez, que no significa que aceptes actos de malversación, actos corruptivos. Significa que los saques totalmente de tu vida. Venezolano, cada día, tu trabajo de ciudadano será mayor y te exigirá todo de ti. Podrás ir a tomas, marchas, y todo lo que te ocurra, no obstante, la primera toma será la de tu Ser y la toma de decisión de dar un alto a la gran debacle en la que estas inmerso.

Venezuela está esperando tu acción y tu valor total. @addais

Anuncios