Etiquetas

, , , ,

Hoy, venezolanos que están en el país, deseo que reflexionen acerca del siguiente asunto, no confundan agradecimiento con sumisión, ni aceptación con resignación. Con todo el tema de la comida, las medicinas, etc., cualquier gesto amable, venga de donde venga, se agradece, pero no es objeto para rendir pleitesía, resignándose a la situación actual como algo normal y de común acuerdo. Venezolano que estas en el país, cometiste muchos errores en el pasado, es posible que fuiste prepotente, mal hablado y “poco me importa”, como se dice por estos lares, pero hasta allí, ya sabes que lo fuiste y sabes que ya no lo serás. Ahora tu nueva actitud es que no te mereces esto. Nadie te está dando nada, todo lo estas pagando con tus buenos oficios y si no estás prestando buenos oficios, este será un asunto pendiente en tu cuenta de vida. Se oye en todas partes: Están dando la bolsa, no están dando los dólares, le dieron el título de propiedad, etc., etc., Esta palabrita “dando” parece que no hace daño a nadie y esta dañando la psiquis venezolana, cambiándole el sentido de vida y su razón de existencia.

No te acostumbres a la dádiva y peor aún, no te acostumbres a creer que te están dando piedad y misericordia. Se agradecen los gestos, pero que nunca se te olvide que eres tu quien te debes de dar a ti mismo, la calidad de vida.

No te acostumbres a recibir órdenes, como si fueras parte de un rebaño que no tiene inteligencia, enfoque y pensamiento. Día a día, bombardean al ciudadano común, con informaciones vagas, prestas a borrar el raciocinio y es en este momento que se hace necesario la reflexión y el análisis exhaustivo como ejercicio para que la creatividad se abra en su máxima potencia. El juego es quitar algo, cualquier cosa, privar de algo, de cualquier cosa y luego soltarlo como si fuera algo que no merecías y aun así, te lo dan en pequeñas dosis y con tu pago. Entonces sientes un profundo agradecimiento y la mente comienza a borrar tu buena estima y a invadirte de menosprecio. Por otro lado, para privarte de algo, tiene que ser creado un ambiente de escasez, donde no haya nada de lo que buscas y hacerte creer que en realidad no existe, se esfumo por lo menos para ti y de paso, tu eres el culpable. Todo el que busca culpa no trae nada bueno. Siempre tenlo presente. Esto no lo puedes seguir aceptando. Se acepta que existen eventos anormales y se cambian totalmente, pero no se puede caer en la resignación. Que hay que hacer? De todo, de todo lo que se ocurra para dar punto final y entrar en otra etapa.

Naciste en este tiempo coyuntural y por algo lo hiciste, es parte de tu misión de vida, si es posible, pero no mereces esto y si lo mereces por todo lo que has hecho, ya es tiempo de cambiar los esquemas. No te mortifiques por obtener un poquito de algo, como en los tiempos del Imperio Romano, estas en pleno siglo XXI y es otra época, con otros parámetros. Que se involuciono, si bastante, sin embargo, ya lo sabes y por ende, no te queda más remedio que ver hacia adelante y comenzar a andar. Que ya lo he dicho muchas veces y lo diré unas cuantas veces más, porque el único camino que queda es hacia adelante, el de atrás se perdió entre tanta maleza de rencores y locuras. @addais

Anuncios