Etiquetas

, ,

Un sencillo ejercicio que refuerza la afirmación: “Persigo mi meta felizmente, por el tiempo que tome.” es realizar el siguiente mudra.

Las manos descansan como si fueran cuencos vacíos sobre los muslos. Los dedos están relajados y juntos, y los pulgares pegados al borde exterior de los índices.

Este Mudra hace que se manifieste esta actitud abierta. Sólo con las manos abiertas enriquecerás el mundo y sólo con una mente y un alma abiertas la Conciencia Cósmica podrá obsequiarte el logro de aquello que tanto deseas.

Puedes hacerlo a cualquier hora del día, durante 5 minutos. Luego sigues tu día como de costumbre.

@addais