Etiquetas

, , , , ,

En este intenso tiempo, es preciso que los habitantes de este planeta entendamos que la división es cada vez más evidente, entre los pueblos. Una vez más, el discurso y sentimiento divisor se va fortaleciendo haciéndonos reflexionar el por qué?. El mundo se ha sumido en un profundo resentimiento, esa es la gran verdad  y está destruyendo día a día lo que con tanto esfuerzo se ha logrado construir. Por alguna extraña razón lo que se venía haciendo como correcto, como patrón a seguir hizo que la población sintiera que algo faltaba, que algo no está bien y en su insatisfacción, empezó a ver culpas en otros, con más intensidad que antes. Este resentimiento hace que las poblaciones deseen volver a empezar desde cero. Solo perdiendo lo obtenido, podrán valorar lo que tenían y mejorarlo. Cada continente tiene su punto primario donde comienza el gran boom de los próximos tiempos.

Cada pueblo en su movilización , será tocado en el aspecto que más duele y más vulnerable tiene. No hay distinción si pertenece a un primer mundo o al tercero o al último. No hay status, ni colores, ni ideologías. Este es un movimiento del corazón, del ser interno. Nos invita a buscar que hay dentro de cada uno y hacia donde nos dirigimos.

Cuando revisamos en profundidad, la situación geográfica de los pioneros en este proceso, veremos que son países que dan la cara dentro del mapamundi y de allí se desprende el resto. Las gentes del mundo, sienten la necesidad de traslados, de cambiar eventos y llevarlo a extremos extraños e inseguros, las causas ?, eso es lo de menos, lo importante es el hecho en sí, el impedimento de echar raíces en el sitio donde nace o donde pensó realizar su vida, el deseo de saber que sucede si elige por el lado oscuro, que le ofrece la división. Se entiende?, lógicamente no, visceralmente sí. De allí, que verán decisiones descabelladas, como si estuviéramos en el mundo de al revés pero es el nuestro, el mundo en el que siempre hemos habitado, varias veces o por primera vez.  No sientan miedo, sientan interés. El llamado real no es hacia las necesidades básicas y lo tangible que hasta ahora hemos manejado. Eso será tocado, solo para distraer, para que las poblaciones no puedan ver con claridad lo que está sucediendo.

El movimiento de este nuevo tiempo no solo es por comida, por dinero, por bolsas de valores o por lo que sea que se pueda tocar. El nuevo proceso del planeta tiene que ver con el Ser, con la colectividad y con el espíritu. Es algo difícil de digerir, porque estamos muy ocupados, discriminando, sufriendo y colocados solo en una cara de la moneda.

Surgirán nuevas potencias mundiales. Estas no lo conseguirán por la tecnología que desarrollen, sino por el concepto de unidad y constancia que toman sus pobladores, luego viene lo demás.

Veremos caídas muy importantes, los que somos venezolanos, ya estamos inmersos en una de ellas. Los pueblos se dividirán, las conciencias se dividirán y como pobladores del mundo, volveremos a entender que solo la unión fortalece, claro después de mucho recorrido. Organizaciones de países con años de fundadas se disolverán de la noche a la mañana, todo en nombre de rebeldes sin causas y con causas. Hasta el nombre de Dios, sera utilizado para justificar divisiones y muertes y en vez de condenaciones se oiran aplausos hasta que los aplaudidos se vean al espejo y caigan de rodillas. Sera duro pero necesario.

La física, la ciencia, puede dar en los próximos tiempos, explicaciones certeras a nivel molecular, electromagnéticos y toda una cantidad de términos, muy elocuentes, que expliquen el movimiento vibratorio que acompaña lo que sucede en el planeta.

Pero más allá, está el Ser Interno de cada morador que luego de entrar en un gran desbarajuste, pida tregua y desea entrar nuevamente en la calma y la construcción. Esta era tendrá un nuevo nombre y los países se medirán cara a cara y después siempre habrá un después. La dualidad, se expresa frente a frente sin miramientos de ningún tipo y solo la coherencia entre el sentimiento y la acción saldrá airosa. Las voces se alzaran y gritaran tan fuerte hasta perder la voz, en ese instante volverán a entrar en el silencio. Por eso, una vez mas no teman, decidan hacia qué energía se van a conectar y hagan su mejor trabajo por el planeta. No siempre el mejor trabajo es el que estábamos acostumbrados a hacer. Es posible que ahora lo mejor no sea precisamente lo que crees, sino lo que sientes. @addais

Anuncios