Etiquetas

, , ,

Hoy le hablaré de la herbología,  que es el arte mágico que estudia la vida basada fundamentalmente en el conocimiento de las plantas, es decir, saber diferenciar las plantas, usarlas y cuidarlas. Herbo (hierba) y logía (Arte), se traduciría como el arte de las Hierbas. Muchas plantas mágicas se utilizan en diversas pociones o filtros mágicos, son ingredientes principales ya que sus componentes y principios activos suelen ser bastante necesarios para curar enfermedades, o todo lo contrario como para dañar o anular partes del cuerpo.

Muchas personas me piden a cada rato que haga un taller de herbología, pero la verdad es que no es algo que se pueda enseñar en un día y en pocas horas, de hecho requiere muchos estudios teóricos y prácticos para más o menos dominar la materia. Es algo así como que le pidamos a una persona que se convierta en un gran Chef en pocas horas.

Como todo comienzo la herbología fue una práctica empírica que fue llevada a cabo por brujas y hechiceros que a través de los años fueron acumulando un cuerpo de conocimiento mágico de las hierbas, por lo tanto se creía que tenían secretos de la tierra, y muchos los veían con temor. El terror y el rechazo obligó a las hechiceras a esconderse, y durante siglos los conocimientos se trasmitieron de forma oral o se escondían entre recetas en los libros de cocina. Pero en general toda esta información permaneció oculta.

En la magia, especialmente la herbal, una hierba es una planta apreciada por sus vibraciones, no debemos olvidar que es un ser vivo, y es que los avances de la ciencia nos han ayudado a registrar a través de fotos estas vibraciones usando la fotografía de Kirlian.

La verdad es que no hay que hacer juramentos, reunir grupos o dioses ajenos a su culto para trabajar con plantas. Las reglas son muy simples, respetar y honrar la planta que se va a utilizar y estudiar mucho sobre los beneficios de la misma.

Pero antes de entrar de lleno en el tema debo aclararles cómo se utiliza, en la magia, las diferentes plantas:

El primer grupo son las llamadas “Sin uso”: que son aquellas plantas que se usan como ingrediente en pociones, sanación o artesanía mágica. De hecho es el uso más común puesto que se convierten en el ingrediente principal de una bruja de caldero como yo, que obtiene de estos nobles elementos aceites, jabones, inciensos, esencias, etc, y les puedo asegurar que es el mejor trabajao del mundo, porque la naturaleza nos obsequia un sinfín de productos para nuestro disfrute.

En segundo grupo es conformada por aquellas plantas que se destinan al “Daño directo” : que aquellas plantas que se usan directamente contra el amigo o enemigo. Para que entiendan mejor se usa como un muñeco budo, en el cual se sana o se destruye a una persona. La verdad es que este tipo de prácticas exige muchos conocimientos sobre herbología y poder espiritual, ya que se trata de hacer magia a través de la ley de similitud, la cual parte de que tu bautizas una planta, animal u objeto con el nombre y energías de la persona que quieres ayudar o destruir.

Y el último grupo es aquel que trabaja con el conocido “Daño indirecto”: que son aquellas plantas que requieren ser plantadas en la zona de la persona a tratar y  son independientes y pueden sanar y salvar, así como dañar y perjudicar al dueño.

Así que mucho cuidado cuando les regalen una planta… Más adelante les hablaré más sobre el tema, por ahora les recomiendo el libro de SCOTT CUNNINGHAM llamado «Herbalismo Mágico» si lo que deseas es profundizar en el tema.

Anuncios