Etiquetas

, , ,

A continuación encontraran la oración que haremos el día del cambio de  horario en Venezuela y seguiremos utilizándola un tiempo más. Tengan presente, en las estrategias mas planificadas del poder, siempre hay un punto que destapa un camino hacia el fallo que conlleva a una seguidilla de errores. Enfoquemos lo que queremos para nuestro país, pero también actuemos, una vez más reiteramos no hay Mesías. Se puede hacer a cualquier hora, lo importante es no dejar pasar ese primer día de gran importancia en el parámetro tiempo de nuestra era.

“Desde Castilletes a Punta Peña, desde Punta Peña a Punta Playa, desde el Monte Roraima a la Piedra del Cocuy y retornando a Castilletes, todo el territorio nacional queda envuelto en un burbuja azul fulgente, incluyendo la Guayana Esequiba, proveniente del punto origen de nuestros tiempos, el cosmos Universal. El trato que fue realizado, hoy queda roto y deshecho.

Señor de los eones de tiempo, remueve las cadenas de un antiguo  horario que pidió el atraso y oscuridad, que todo ser que pacto este retraso, hoy sea devuelto a su punto original, liberando a los seres que cayeron sin saber.

Linderos del Norte, Linderos del Este, tomen a los seres oscuros  y esfumen sus poderes.

Linderos del sur, Linderos del oeste, que las memorias ancestrales se despierten al presente.

Que la hora adelantada apresure la hora menguada de todo aquel que profana el sagrado territorio de nuestra tierra adorada. Bajo el influjo sagrado de los Seres de Luz, Ángeles, arcángeles, deidades sagradas y el alma colectiva venezolana, se abre en este mismo instante del nuevo día un portal lumínico del árbol de vida.

Gracias damos a la Creación divina por la experiencia del tiempo y el espacio. Se esfuman las palabras, se esfuman los poderes entregados en pleno llano por las fuerzas oscuras, retornan al abismo y se vuelven invisibles.

Bendecimos llanos, montaña y mares, se multiplica su fuerza por tres. Bendecimos desiertos, ríos y sabana, se multiplica su fuerza por tres. Bendecimos pueblos, caseríos y ciudades, se multiplica su fuerza por tres. Bendecimos los vientos, las aguas y tierras, se multiplica su fuerza por tres.

En esta precisa hora, se desvanecen toda fuerza contraria al Yo soy Amor, Yo soy la vida. Renace la vida, abundancia y amor en Venezuela, una potente nación. Desde ahora y siempre. Amén.”

@addais

Anuncios