Etiquetas

, ,

En el temor de la pérdida se renueva el antiguo dolor de la separación de la Luz; la búsqueda  del hombre que se ha identificado con el efímero poder del ego.  Es posible que ese extraño malestar que experimentas se deba a algo que continuas reteniendo en  tu interior y que no quieres dejar aflorar a la superficie. Puede tratarse de cualquier cosa  que has estado ignorando desde hace mucho tiempo y que, ahora, reclama su “momento”. Por ello  debes abrir tus manos y dejar escapar todas las cosas, porque aquello que crees retener, en  realidad te retiene a ti.

La afirmación que corresponde al día que te indico, la repetirás en voz alta o baja o mentalmente 99 veces, viéndote al espejo para tomar conciencia de quien eres, es posible que tengas alguna visión mientras realizas el ejercicio. Lo harás con suavidad, sin imponer. No importa si al principio sientes resistencia y crees que estás perdiendo el tiempo o que estás diciendo algo sin sentido, la repetirás y te obligarás a sentir las palabras que estás pronunciando. También te preguntaras por que 99 veces, ese es el tiempo que le toma a tu ser en admitir que la frases que dices es real y se abre un portal de luz que permite que la afirmación sea cumplida en toda su extensión.

Siente que la afirmación que repites es real, está sucediendo. Luego ya no pensarás más en ello y retomarás tus actividades. Todas las semanas, te estaré dando un juego de 7 afirmaciones. Comprométete a realizar el ejercicio. Es por tu bien. Cuando hagas estas afirmaciones observa tu cara y entra en tu espacio, algo distinto sentirás.

LUNES: “Mi actitud me trae felicidad y bienestar.”

MARTES: “Adopto una actitud de paz.”

MIERCOLES: “Dejo ir la preocupación, prisa y la necesidad de control.”

JUEVES: “Opto por una percepción de mi mismo, fuerte y exitoso.”

VIERNES: “Se lo que merezco y que soy capaz.”

SABADO: “Me visualizo como quisiera ser y lo hago realidad.”

DOMINGO: “Me veo confiado, vibrante y feliz, ahora y siempre.”