Etiquetas

, , ,

Por lo general,  siendo los pies un área fundamental del cuerpo humano no se le da el cuidado que requieren. Existe una técnica muy efectiva que se llama Pediluvio.

El Pediluvio es un baño de pies con la finalidad de liberar toxinas del cuerpo humano a través de estos. En una cita textual del El SISTEMA HINDÚ YOGUI DE LA CURA POR EL AGUA de YOGUI RAMACHARAKA nos dice:

“Nunca insistiremos demasiado en la importancia de los pediluvios o baños de pies.

Hay una relación peculiar entre la planta de los pies y el sistema nervioso.

Lo comprueba así la sensación de alivio y bienestar que te da al lavarse los pies cuando uno los tiene doloridos tras un día de mucho ajetreo callejero o de larga caminata.

Los glóbulos excretores de la piel, además, son de mayor calibre y funcionan más activamente en los pies que en otras partes del cuerpo.

Vemos así y sobre todo olemos, aunque con repugnancia, que sudan con tanta copiosidad como fetidez.

Por esta razón han de mantenerse los pies siempre limpios.

No será trabajo ni tiempo perdido el que se emplee en su cuidado.

Los pediluvios constituyen una parte importante de la hidroterapia.

También es un tratamiento muy usado por las madres de familia a la antigua, quienes tuvieron repetidas ocasiones de verificar su eficacia.

El pediluvio puede ser caliente o frío.

El pediluvio caliente descongestiona la cabeza, y es un buen sedante para el sistema nervioso.

Resulta muy eficaz en los casos de cefalalgia, neuralgia, convulsiones, congestión, etcétera.

Al efecto se emplea un lebrillo, cubeta o recipiente adecuado lleno de agua caliente hasta que cubra los tobillos.

Las piernas deben cubrirse con una manta, para protegerlas del aire.

El agua estará a la temperatura que pueda resistirse sin peligro de quemadura o escaldamiento.

Los pies permanecerán en el agua de cinco a quince minutos, según el caso y el estado de la persona.

Conviene concluir el tratamiento con una fricción de agua fría; después enjugarse con cuidado los pies y ponerse calcetines limpios y bien secos.

El pediluvio frío es un estimulante eficacísimo que robustece el organismo y lo preserva de los nocivos efectos de las variaciones de la temperatura ambiente.

Refresca el cuerpo después de un día de fatiga, sobre todo cuando se ha permanecido largas horas de pie o se caminó mucho y sin tregua.

El pediluvio frío produce una sensación de bienestar y placidez sumamente agradable a la persona fatigada.

Asegura un sueño tranquilo por las noches, en razón de lo cual es un excelente remedio para el insomnio y también para combatir el frío de los pies.

Dolores de cabeza de distinta índole han cedido a tan simple tratamiento, y no pocas mujeres de físico delicado se fortalecieron apelando a este recurso.

No obstante, resulta perjudicial en el período de la menstruación.

Se toma el pediluvio frío del mismo modo que el caliente, con la sola diferencia de la temperatura del agua y cuidando que los pies no permanezcan sumergidos más de tres minutos.

Se concluye el tratamiento con una vigorosa fricción seca y masaje de palmoteo hasta provocar la reacción.”

En la actualidad existe un tratamiento a través de un dispositivo de nombre Pediluvio Iónico, el cual es muy eficaz. Sin embargo, no todos poseen este dispositivo o la manera de realizarse una terapia en algún establecimiento que lo haga.

Esto no significa que no se pueda hacer esta maravillosa terapia. En casa podemos realizarla de la siguiente manera:

Para cada pediluvio se necesitan unos 5 litros de agua y un recipiente amplio donde quepan los pies con comodidad.

PEDILUVIO ENERGIZANTE

Si la jornada se presenta agotadora, nada mejor que comenzar el día con un baño de pies que dote a tu organismo de máxima energía.

Preparación:

Mezclar 3 cucharadas de bicarbonato de sodio con 1 cucharadita de alcanfor natural en polvo. Disolver en agua fría y sumergir los pies durante 10 minutos.

PEDILUVIO ANTIINFLAMATORIO

La hinchazón de los pies es un inconveniente frecuente provocado por una circulación deficiente que viene acompañada en muchos casos de retención de líquidos y sensación de pesadez.

Preparación:

Verter en un recipiente agua caliente y añadir 2 cucharadas de acido bórico.

Dejar los pies sumergidos en el agua y frotando el uno con el otro unos 5 minutos.

Finalmente se enjuaga con agua fresca y se secan cuidadosamente.

PEDILUVIO RELAJANTE

Después de un día agotador, agradecerás acceder a un estado de relajación profunda que invite a disfrutar de un sueño reparador.

Sin duda, el pediluvio de manzanilla es uno de los mejores remedios naturales contra el insomnio.

Preparación:

Verter  30 gotas de aceite esencial de manzanilla o dos cucharadas flores de manzanilla en un recipiente con el agua  caliente.

Antes de sumergir los pies en el agua se mantienen 10-15 segundos bajo el chorro de agua fría.

Después se dejan los pies en remojo de 5 a 10 minutos.

Finalmente se secan con cuidado.