Etiquetas

image

La presente semana ofrece alteraciones en el ritmo cósmico. El Astro Rey pasa a ser observado con el océano como telón de fondo; pues, ingresa al último signo zodiacal, constelación que los antiguos identificaron con un par de peces que nadaban en dirección contraria, mejor conocida con el nombre latino de Piscis. La Luna, en su propio día (lunes), comienza a mostrar media cara, en franco crecimiento, noche tras noche. Venus, planeta relacionado con la diosa del Amor y la Belleza, sale del control capricorniano y vuela al contiguo y rebelde signo de El Aguador.

Estamos comenzado a transitar por el último trecho de la autopista zodiacal: Piscis. Es untiempo transicional, mientras en el norte la temperatura va subiendo de a poquito, en el sur va descendiendo, en la misma proporción. Es la etapa final del año astral, preparatoria del Equinoccio. Es un período propicio para el deshielo, la distensión y la preparación.

Con la llegada del Sol a Piscis, nos conectamos con el elemento agua y con la condición emocional. El astro que rige a esta zona celeste es Neptuno, asociado con el dios de los mares, y por ende, el que simboliza el carácter Inconsciente de la energía psíquica. La imaginación, los procesos internos, la creatividad y los sueños, por una parte; pero también, el espíritu de sacrificio, sufrimiento, enajenación y evasión, por la otra, ocupan papel predominante. En síntesis, se genera un estadio de confusión que impide la delimitación clara entre fantasía y realidad.

El paso del Sol por Piscis tiene este año una característica singular: se unirá con Neptuno, su regente, la próxima semana, aumentando los niveles nebulosos del signo; y posteriormente, será sede del venideroEclipse Total de Sol, en el mes de marzo. Este último fenómeno le otorga implicaciones especiales. Por tanto, la piscianidad tendrá una superior relevancia durante esta estancia solar.

La Luna pasará a tener mayor presencia e influencia en los días por venir, pues entra en franco crecimiento, prolongando su fulgor nocturno, mientras transita por los signos deTauroGéminisCáncer y Leo. En ese tránsito, formará par de triángulos conflictivos, con Júpiter y Saturno, cuando visite Géminis; y con Plutón y Urano, cuando lo haga por su propio signo, Cáncer.

El ambiente general de estos días de Solarribando a Piscis y de Luna Creciente, muy activa en su relación con las corrientes planetarias, transmite mayor fuerza emocional. La sensibilidad y los variables estados de ánimo estimulan escenarios de inestabilidad y sensación de pérdida de control y confusión generalizado, que requiere ser compensado con una elevada dosis de prudencia y sensatez.

El tercer factor dinámico de esta semana lo constituye el cambio de Venus en su curso zodiacal. Desde la medianoche del martes 16, este planeta, tan parecido y cercano a laTierra, se introduce en el signo de Acuario, desde donde emana su energía sentimental y seductora. Por tratarse de un signo de aire, los asuntos relativos a la afectividad, el placer, la percepción sensorial y el aprovechamiento de los recursos materiales, se adecúan a la pauta dictada por el raciocinio.

Este mes de Venus acuariano (del 16 de febrero al 12 de marzo), la actividad mental dirige y enfoca el mundo sentimental. Se asume una actitud más libre, original, rebelde y autónoma en relación con la vivencia y manifestación de los afectos. Tal posición puede contrarrestar la condición extremadamente susceptible y emocional de la corriente pisciana y de la Luna en crecimiento.

Fuente: http://www.viceversa-mag.com/sol-de-mares-y-la-luna-in-crescendo/

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios