Etiquetas

, , , , , ,

Es importante recordar que cuando una pieza blanca se mueve en el mundo, una pieza negra también lo hace buscando poner en jaque  a la blanca. De igual manera se mueve en el mundo estas piezas, luz y oscuridad.

Luego de un descubrimiento, una nueva forma energética se manifiesta en zonas despobladas y algo se conecta en el cosmos.

Se mueven geografías de países de manera directa a su movimiento bursátil. Creen que son coincidencias mas no es así, todo tiene su razón de ser y su propósito.

Nuevo virus en África llama la atención. En el Medio Oriente se comentara de una masacre que trae secuelas, habrá personajes.

La falla de San Andrés se mueve silenciosamente y es de cuidado, aunque se cree una ficción mas allá del movimiento lo interesante es lo que está debajo de ella.  Hay quienes saben lo que oculta y el rayo lumínico que sale de ella.

Siguen los planes de guerra con fines económicos, ahora se hace más difícil la inducción porque aunque no sea visible, la población está mirando hacia dentro de sí y este mensaje ya no hipnotiza.

Gentes muy preparadas en el arte de división hace nuevas estrategias  y nuevos cultivos de creación de problemas. Son necesarios para distraer.

América toda se llena de un polvo blanco dañino, pero su población empieza a dar la espalda a este flagelo. Pronto se concentran grupos en selvas y zonas áridas con grandes cargamentos y poderes para maniatar.

Islas que suben, islas que bajan. Terrenos que aparecen y otros desaparecen. El nuevo descubrimiento nos dice que somos energía  una y otra vez.

El eje vuelve a moverse, en realidad, tiene rato moviéndose.

Emergen edificaciones en zonas despobladas, darán luces de materias olvidadas y consideradas herejía.

Cinco religiones se reúnen a raíz de los nuevos descubrimientos pues tambalean. Sus conocimientos ahora tienen un nuevo paradigma.

Ciudades potencias tendrán visitas inesperadas de sucesos que les advierte que nada es para siempre.

Caudillos serán elegidos en países del primer mundo haciendo dar un alto atrás.

Se oye la palabra viajeros en el tiempo, algo considerado como ficción más tan real como el monte Everest. Alguien dirá hemos sido nosotros quienes estamos en todos los tiempos.

Anuncios