Etiquetas

, , ,

Una hermosa semana de reflexión, celebración y hermandad.  Es ideal para un inicio creativo. Es tiempo para revisar y renacer, porque siempre habrá una nueva oportunidad.  También  es momento de aprendizaje. La Navidad es un tiempo para unir corazones, a la familia, compartir y ser humildes. Pasar un buen momento, no se mide en base a lo que se tiene o al monto del regalo recibido. Una palabra, un abrazo, un gesto, es tan importante como una suculenta comida, o un regalo costoso. Las afirmaciones nos llevaran a recordar lo simple y sagrado de las fecha, luego lo demás llega por añadidura, porque la abundancia comienza desde el agradecimiento y la alegría del corazón.

La afirmación que corresponde al día que te indico, la repetirás en voz alta o baja o mentalmente 99 veces, viéndote al espejo para tomar conciencia de quien eres, es posible que tengas alguna visión mientras realizas el ejercicio. Lo harás con suavidad, sin imponer. No importa si al principio sientes resistencia y crees que estás perdiendo el tiempo o que estás diciendo algo sin sentido, la repetirás y te obligarás a sentir las palabras que estás pronunciando.

Siente que la afirmación que repites es real, está sucediendo. Luego ya no pensarás más en ello y retomarás tus actividades. Todas las semanas, te estaré dando un juego de 7 afirmaciones. Comprométete a realizar el ejercicio. Es por tu bien. Cuando hagas estas afirmaciones observa tu cara y entra en tu espacio, algo distinto sentirás.

LUNES: “Doy mi vida a mi niño interior bello y puro.”

MARTES: “Escucho mi voz interna. Ella me habla.”

MIERCOLES: “Encuentro dentro de mí lo que busco.”

JUEVES: “Descubro mi propio don y lo realizo.”

VIERNES: “Hoy es el día en que comienzo a hacer todas las cosas que desee.”

SABADO: “Hoy descubro que hago mejor, lo hago y disfruto haciéndolo.”

DOMINGO: “Hoy sigo la voluntad de mi Padre.”

Anuncios