Etiquetas

, , , , ,

El estado de nuestra casa afecta directamente a nuestro estado de ánimo, a nuestra energía y  por lo tanto al transcurso de nuestra vida.

Vamos a utilizar la visualización creativa para descubrir qué hay en nuestra casa que deba ser  arreglado, cambiado o mejorado para que la energía que recibamos de ella sea más purificada.

Este ejercicio lo puedes hacer todos lo días, cada día preguntando por una habitación; o sólo  una vez preguntando a nivel general sobre toda tu casa, lo que requerirá más tiempo. Tu decides  lo que prefieres hacer.

Como en todo este tipo de ejercicios puedes crear ambiente con música suave, alguna vela e incienso, pero no tiene por qué ser necesario. Utiliza tu imaginación para conseguir que el lugar  te sea totalmente agradable y que por supuesto nadie te interrumpa el ejercicio.

La posición para ello siempre debe ser aquella que te resulte más cómoda. Puedes hacerlo tumbado, sentado en una silla con la espalda recta o en la típica posición de meditación. Recuerda  que tu eres el que debe decir cómo deseas estar.

El ejercicio es así:

  1. Respira profundamente 3 veces para relajarte. Si puedes, que sea como la fase final del ejercicio Controlando la respiración. Y cierra los ojos.
  2. Después pon en práctica el ejercicio vacía tu mente.
  3. Cuando hayas conseguido deshacerte de tus pensamientos o la mayoría de ellos sitúate en lo que se llama tu lugar ideal de descanso en el ejercicio de disipa tus bloqueos. Y disfruta de ese lugar durante unos instantes, observando cómo te va rodeando una burbuja dorada y te inunda una profunda alegría porque estás recibiendo mucha energía positiva de ese lugar.
  4. Cuando ya te sientas preparado visualiza que sale de tu lugar ideal de descanso un camino que te conduce a través de un paisaje que te sea familiar. Ve disfrutando del paisaje con tranquilidad mientras avanzas lentamente por el camino.
  5. Después de un ratito comienzas a ver, observar en la lejanía el contorno de una estructura que parece ser un museo. A medida que te acercas observas que es cierto, que te hallas ante un museo. Entras sin temor y te das cuenta que hay una exposición que se titula «Tu casa».
  6. Tienes mucha curiosidad por ver esa exposición y decides entrar a ver qué te encuentras. Nada más entrar descubres un panel con el mapa o plano de tu casa expuesto ante tus ojos. Pasa unos minutos afianzando la imagen.
  7. Una vez que has visto perfectamente el mapa, sigues avanzando por el museo hacia una gran habitación. Esa habitación está vacía pero tiene dos puertas: una a la izquierda y otra a la  derecha. Ambas tienen dos claros letreros. La puerta de la derecha dice: «Lo que está armonizado contigo en tu casa». La puerta de la izquierda dice: «Lo que no está armonizado contigo en  tu casa».
  8. Como tienes curiosidad por saber qué hay detrás de las puertas decides dirigirte primero a la de la derecha. Nada más abrir esa puerta pasan ante ti todas aquellas cosas que no debes cambiar en tu casa porque están totalmente armonizadas contigo, y por lo tanto te benefician en  energía.
  9. Cuando hayas visto todo lo que querías ver y sin olvidarte de ello, sales de esa habitación y te diriges por la sala grande y vacía a la otra puerta. Muy despacio la abres y entras en ella. Una vez dentro empiezan a desfilar ante tus ojos todas aquellas cosas que no están armonizando tu casa, sino obstaculizando la energía de la misma. Toda aquella decoración, color, organización, estructura, dibujos, lámparas, cortinas, etc… que esté dañándote por estar mal situadas o porque debes deshacerte de ellas se te vendrá rápidamente a tu mente.  Cuando hayas descubierto aquello que no armoniza tu casa sal de la habitación recordándolo todo  perfectamente.
  10. De nuevo te encuentras en la habitación grande, pero que ahora ya no está vacía porque hay en un expositor lo que parece ser un libro de instrucciones. El libro se titula «lo que debes hacer». Como es de uso público, decides abrirlo por una página, y descubres una serie de instrucciones para modificar correctamente todas aquellas cosas  que descubriste en la habitación de la izquierda. ¿Qué debes hacer?

Después analiza todo lo que has visto. Si quieres apúntalo en un cuaderno para que no se te olvide. A través de esta visualización te has puesto en contacto con la energía de tu casa y ella  te ha dicho lo que necesitas mejorar. Tu decides si deseas o no seguir las instrucciones que  recibiste al final del ejercicio.

Anuncios