Etiquetas

, , , , , , , ,

Se denomina luna azul a la segunda luna llena ocurrida durante un mismo mes del calendario gregoriano (el usado habitualmente en Occidente), lo que sucede aproximadamente cada tres años y, originalmente, al tercer plenilunio cuando en una estación cualquiera del año se dan cuatro lunas llenas en lugar de tres.

El fenómeno «luna azul» cobró popularidad cuando se produjo dos veces en 1999 (enero y marzo). Los medios de comunicación reseñaron ampliamente el acontecimiento, poco conocido hasta entonces. Naturalmente, en el mes de febrero de 1999 no se produjo ninguna luna llena. Se observó también una luna azul el día 31 de diciembre de 2009, coincidiendo con un eclipse parcial de luna, cuyo plenilunio fue en diciembre.

Desde el punto de vista esotérico, se dice, que una Luna Azul presenta tres veces más poder que una Luna Llena normal. La última se presentó en Agosto del 2012 y nos hablaba de la urgencia de enfrentar las heridas para sanarlas definitivamente. Para aquellos que enfrentaron sus problemas y heridas, muy bien. Pero para aquellos que siguieron igual y no tuvieron el valor de enfrentarse a su pasado y cambiar su presente, deben estar pasándola muy mal y pataleando por sus continuas desgracias, puesto que las cosas debieron haber empeorado drásticamente.

Pero volviendo al tema, la Luna Azul o el hecho de que en un mismo mes se presenten dos Lunas Llenas marca el punto de partida de “Algo Nuevo”, que no necesariamente tiene que ser bueno, pero si ha de dejar una gran reflexión y aprendizaje, puesto que la misma ha estado ligada a la “magia de las almas”, que no es más que la misión de vida que tenemos cada uno de nosotros en este plano.

De igual manera afecta las “Misiones de Vida de un Colectivo, Comunidad, Pueblo, País o Planeta, puesto que todos somos susceptibles a los rayos de la Luna. Es así como vemos cambios fuertes en nuestra vida o entorno después del paso de una Luna Azul, y desde mi humilde opinión personal es la mejor herramienta del destino para mover sus cuerdas y cambiarnos la vida, aunque los resultados no los apreciemos sino seis meses más tarde.

Esta Luna Azul estará en el signo de Acuario, por lo tanto debemos tener en cuenta que vivimos anclados a la realidad y fácilmente nos perdemos en la ilusión, debemos desarrollar el intelecto para controlar nuestras emociones, debemos tener el conocimiento de qué somos y qué queremos. Debemos de reconocer nuestros errores y debilidades para corregirlas por muy difícil que sea. Todo esto es muy importante puesto que Acuario nos habla de Revoluciones, y si no la llevamos a cabo de forma consciente las consecuencias pueden ser peores que la realidad.

A estas alturas es difícil negar la influencia de la Luna en nuestras vidas, en nuestro entorno, más el resultado energético dependerá de nosotros, y no del destino o de la suerte, es cierto que venimos con una misión, más la decisión de cómo llevarla a cabo es nuestra, no del universo.