Etiquetas

, ,

@karembarratt

funeral pagano 2a

Los wiccanos solitarios, al contrario de los que pertenecen a covens o aquelarres, tienen el problema de celebrar momentos importantes en la vida en que ellos son la parte receptora del ritual. Nada ilustra mejor este problema que la hora del funeral. Aunque los familiares sepan acerca de la espiritualidad wiccana del difunto, pues las sacerdotisas y sacerdotes wiccanos no se encuentran así como así. Lo bueno, por otro lado, es que el wiccanismo no tiene jerarquías y cualquiera puede llevar a cabo un ritual o celebración, sobre todo cuando no es referente a la magia. Por eso mi recomendación de hoy, es que preparen su propio funeral.

Ya sé, ya se, suena un poco tétrico, particularmente para un viernes. Pero preparar nuestro propio funeral tiene muchos beneficios, a nivel práctico y a nivel espiritual. Internamente, clarificamos nuestras creencias sobre esta vida, la muerte y el mas allá. Luego, al enfrentar a nuestra muerte como algo natural en el ciclo de la existencia, comenzamos a desprendernos, poco a poco, de todos esos miedos, a veces irracionales que tenemos en referencia a nuestro fallecimiento. De hecho, si quieren hacer de esto algo verdaderamente poderoso a nivel espiritual, escriban no solo el funeral de la manera más detallada posible, si no también su epitafio y elogia. Una vez que vean lo que quisieran que dijeran de ustedes al pasar al otro lado, tendrán una guía de cómo vivir la vida que realmente desean.

En cuanto a la ceremonia en sí, hay que tomar varias cosas en cuenta. Primero necesitamos lo que podríamos llamar un guía o padrino/madrina. Esta es una persona de confianza que se compromete, por un lado, realizar la ceremonia (en la medida de lo posible) de acuerdo a lo planeado y por el otro, servir de celebrante. Por ello es preferible que no sea un familiar o ser querido muy cercano o, alternativamente, que sea un familiar que también ha echo su paz con la idea de la muerte.

Las ceremonias paganas tienden a tener una cierta estructura: creación del círculo, llamada a las energías de los direcciones/elementos, llamada a los dioses, espíritus del lugar y ancestros, brindis y despedidas de entes de luz y apertura del círculo. Lo que se hace entre estos extremos de llamadas y despedidas, queda de cada quien.

Voy a describir un funeral wiccano que acabo de hacer. El difunto había sido cremado, así que el entierro fue de cenizas, en lo que llaman en Inglaterra un cementerio natural: es decir, no se usa concreto ni nada por el estilo, solo tierra y el lugar parece un gran jardín. Fue en el día más caluros del año y la ceremonia se dio al medio día. Como ninguno de los presentes era pagano, pues trate de hacer la ceremonia lo más general posible.

Comenzamos dando tres vueltas alrededor del árbol en donde había colocado la caja con las cenizas, instrumentos y ofrendas. Mi esposo toco el tambor y yo iba detrás de él, arrojando agua bendecida con una ramita de lavanda. El resto de las personas me seguían en fila india. Creado el círculo o espacio sagrado, saludamos a cada dirección y llamamos a la energía de los elementos. Como no sabíamos si el difunto, llamado Steven, era devoto de alguna deidad en general, decidimos referirnos a la divinidad como Diosa/Dios, Señor/Señora, Madre/Padre. Igualmente invitamos a los espíritus del lugar y a los ancestros al círculo.

Una vez hecho esto, una amiga de Steven leyó la elogia y otra leyó una oración pagana. Yo entonces di unas palabras de consuelo. Después pasamos una caja llena de semillas de flores, para que la gente la bendijera. Las semillas serán plantadas pronto sobre la tumba de Steven. Para este momento el sol estaba brillando sin tregua, así que les pedí a las personas que se sentaran bajo el árbol, para hacer la meditación. Para la mayoría de los wiccanos, un funeral no es tanto para consolar a la familia (ya que por las propias creencias sabemos que el difunto va a las Tierras de Verano, hasta que sea hora de regresar a tener una aventura humana) si no para ayudar al alma hacer la transición. Así que siguiendo la tradición de la Wicca sajona, le di a los presentes tambores, maracas y panderetas. Luego los guíe en una meditación, en la que vieran a Steven cruzar literalmente el umbral hacia las tierras de verano. A medida que Steven cruzaba y traspasaba el umbral, comenzamos a hacer ruido con los instrumentos, suave al principio y luego cada vez más duro, hasta que lanzamos gritos de alegría porque Steven estaba en su nuevo hogar.

Después de esto realizamos el brindis por la asunción de Steven a la categoría de ancestro. Para ellos usamos la bebida tradicional inglesa (sagrada para los druidas) de agua miel, que es como un vino de miel. En Venezuela creo que el chocolate o el ron serían los más indicados. Una vez realizado el brindis, despedimos a las energías, espíritus y dioses, y de nuevo en procesión, caminamos a la tumba abierta. Mientras un amigo de Steven tocaba la guitarra, le di a cada uno de los presente una pluma de color vibrante y les pedí que pensaran en la palabra que para ellos mejor representaban a Steven. Una vez terminada la música, colocamos la caja de cenizas en la tumba, además de cuatro botellitas con símbolos de los cuatro elementos. Luego cada quien se acercó a la tumba, dijo la palabra y arrojo la pluma. Entonces yo les entregue una bolsitas con las mismas semillas de las que había en la caja, para que cada quien las plantaran en sus casas y tuvieran un símbolo físico de Steven. Y con eso terminamos la ceremonia.

Como ven, una ceremonia wiccana/pagana/druida puede ser muy creativa, seria y alegre a la vez, y más que nada, significativa. No todo el mundo podrá hacer lo mismo, pero siempre hay maneras. Quizás en una casa funeraria no se podrán tocar instrumentos, pero a lo mejor en el cementerio sí. Quizás se puede considerar la posibilidad de un funeral en casa, o, como en el caso de Steven, llevar a cabo primero la cremación y luego hacer el funeral y encontrar maneras alternativas de trabajar con las cenizas. Quizás se pueden arrojar al mar, a un bosque, enterrar en un jardín, colocar como un nido en un árbol. Lo importante es hacerle saber a las personas que el funeral va a ser “original” y pedirles que, en la medida de lo posible, participen en las actividades. En el caso del funeral de Steven, a la hora de hacer la meditación guiada, yo le dije a los asistentes que si no se sentían cómodos haciéndola, que aprovecharan esos minutos para despedirse de Steven a su manera, en el santuario de sus mentes.

A la hora de crea sus funerales, sean también prácticos. Por más románticos que son, los funerales vikingos, en el que se quema al cuerpo en un barco navegando por el rio, por los momentos son ilegales. Una opción sería colocar las cenizas en un barquito y encenderlo y aun así hay que tener mucho cuidado de no crean un incendio forestal. Si sus familias inmediatas son anti-wiccana/pagana, entonces pueden planear una ceremonia de recuerdo, a llevar a cabo por sus amigos paganos o al menos mente abierta. Quizás pueden llegar a un acuerdo y aceptar un funeral tradicional con tal de que las cenizas se han colocadas en cierto lugar de cierta manera. En la práctica, debido a que en Venezuela hay que enterrar o cremar a las persona en 24 horas, lo más probables es que, lo que sea que se haga sea con las cenizas. Una vez que hayan trabajado a nivel interno y externo con su funeral, hagan varias copias y dénselas a sus personas de confianzas. Y recuerden, tomen su tiempo y exploren sus verdaderas creencias y sentimientos a la hora de diseñar su funeral.

Anuncios