Etiquetas

, , , , , , ,

En la mitología nórdica, Mjolnir es el martillo del dios Thor. Según las fuentes islandesas más tardías, Mjolnir es descrito como una de las armas más temidas en la mitología nórdica. En ellas se relata que es utilizado para derrotar a todos los que desafíen la supremacía de los Aesir. Aunque generalmente es representado y descrito como un martillo, a veces se lo menciona como un hacha o un garrote.1 Uno de los mitos más populares sobre su origen es relatado en el Skáldskaparmál, donde se menciona que los enanos Sindri y Brok lo forjaron y obsequiaron a Thor como parte de una apuesta que les realizara Loki.

Mjolnir significa «demoledor» y hace referencia a la capacidad de pulverizar del martillo.  Es el arma más temible del arsenal de los dioses y es usado para eliminar a cualquiera que intente socavar la supremacía de los Aesir. Es mencionado como un garrote, un hacha y un martillo. Mjolnir poseía muchas características mágicas, como la de poder golpear tan fuerte como Thor quisiera, desde un leve toque hasta un terrible golpe que destruiría montañas. También se decía que el trueno y el rayo eran consecuencia del golpe del martillo y que el martillo contaba con la capacidad de encogerse lo suficiente como para ser guardado en una túnica y luego agrandarse para ser usado en combate.

Los dioses nórdicos eran tan poderosos como las herramientas y armas que poseían. Mjolnir es un arquetipo crucial para la supervivencia y perpetuación de los nórdicos y sus costumbres. En el contexto mítico, se puede concluir que sin Mjolnir, la habilidad de Thor de mantener el equilibrio cósmico hubiera estado constantemente amenazada por los gigantes, la serpiente del mundo y los dioses imprudentes.

El Robo del Martillo de Thor

Cuenta la leyenda que: «Un día al despertar, Thor se percató de que su martillo había sido robado, rápidamente pensó que Loki tenía algo que ver y tras interrogarle, éste le sugirió que fuera donde los gigantes, que ellos seguramente sabrían lo ocurrido con su arma. De este modo pidió prestado el traje de plumas a Freya y partió volando al reino de los gigan­tes, en donde lo encontró, ya que había sido robado por Thrym, rey de los gigantes, que pedía como rescate la mano de la diosa Freya.

Loki ideó un plan, que consistía en disfrazar a Thor con la ropa y el collar de Freya y colocarle un velo en la cara, una vez en la tierra de los gigantes, Thrym ofreció un banquete en honor de su esposa durante el cual Thor se desprendió de su disfraz y agarrando su mar­tillo arremetió contra los gigantes. Aunque Thrym suplicó piedad el dios no lo escuchó, mientras el salón se llenaba de truenos y relám­pagos, Thor dio muerte a Thrym y a los demás gigantes.»

Mitos, objetos, e instituciones girando en torno a Thor indican su lugar prominente en la Escandinavia medieval. Sus seguidores tenían diferente influencia, pero la aristocracia de guerreros vikingos eran inspirados por la ferocidad de Thor en la batalla. En el terreno legal medieval, Thor era invocado en el testimonio de juramentos como ‘el Dios Todopoderoso’.» Como emblemas de su devoción se encontraron réplicas en miniatura de Mjolnir, muy populares en Escandinavia, donde eran usadas en Blóts y en otras ceremonias sagradas, como bodas. Muchas de estas réplicas se encontraron en tumbas y estaban provistas de un lazo, que facilitaba su uso.

A pesar del dominio del cristianismo en Escandinavia durante aproximadamente un milenio, el símbolo de Mjolnir no se extinguió. El Mjolnir está presente en muchos lugares y circunstancias, como festivales anuales reavivando el pasado vikingo. Hoy en día algunos pescadores escandinavos continúan usando a Mjolnir como amuleto para su protección, y muchos practicantes de Ásatrú utilizan colgantes de Mjolnir como símbolo de esa fe. 

 

Anuncios