Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

 

Antes de comenzar debo aclarar que el Elemento Aire como fuerza energética determinante para el 2015 me ha causado mucha confusión, de todos los elementos es con el que menos he trabajado y menos conozco. Por lo tanto me ha llevado por el camino del “Pronto” aprendizaje y del estudio aplicado para poder comprender los hechos que están por venir.

El Elemento Aire como fuerza energética no aplica solo a Venezuela, sino que también aplica al resto del mundo que quedará a expensas de lo que mis cartas llaman “Los Vientos de Santa Ana”, los cuales se traducen en cambios que generan una nueva realidad.

El Elemento Aire es de hecho hermoso, es extrovertido, positivo y masculino. El aire se asocia con 3 factores, el hálito vital creador, y en consecuencia la palabra: el viento de la tempestad, ligado en muchas mitologías a la idea de la creación; y el espacio como ámbito de movimiento y de producción de procesos vitales.

Es realmente un elemento hermoso, solo que en esta ocasión viene invertido o lo que se conoce como “Tóxico”, por lo tanto los cambios que se den este año vienen con mucha inestabilidad, violencia e injusticias tanto en lo político, social y económico. Pero será lo que abra el camino a nuevas realidades que pueden no ser satisfactorias.

Hablemos entonces del aire cuando deja su aspecto positivo y se convierte en activo y violento. Se le considera como el primer elemento, por su asimilación al soplo del creador; el viento origina el huracán que es la síntesis y conjunción de los cuatro elementos. Es cuando el aire llega a ser lo suficientemente fuerte para sostener los cambios, puesto que es éste mismo elemento quien nos lleva a rechazar lo desagradable, lamentablemente desde una idea utópica y no desde bases firmes.

Cuando el Elemento Aire marca las energías de un año podemos simplemente esperar lo peor, cambios de todo tipo y cuyas consecuencias no serán las esperadas. Las energías de este elemento tóxico marcan “Nuevos Ordenes Mundiales” que dan nacimiento a eras violentas y conflictivas. Sería algo así como el inicio de una fuerte tormenta, que tiene rayos (elemento fuego), mucha lluvia (elemento agua) y deslaves (elemento tierra). Por lo tanto esto nos indica que no quedará nada sin cambiar y para este momento ya me siento profeta del desastre.

Solo hasta que decidí estudiar a fondo el elemento aire comprendí lo complicado, profundo y dominante que puede llegar a ser.

En todos los libros de las Sombras que he heredado sólo uno habla del Elemento aire y sus manifestaciones. El mismo comienza con las “Hadas” que son elementales básicos del Aire, pero que a su vez, explica, que se pueden combinar fácilmente con otros elementos tales como el agua, tierra y fuego. Por esa razón tenemos Hadas de Aire, pero también tenemos Hadas de fuego, de tierra y de agua.

Por otro lado la Naturaleza no actúa sin antes avisar, es lo que llamamos señales que deben ser leídas por nosotros si deseamos prevenir y no lamentar. Por lo tanto les daré algunos tips de cómo se leen dichas señales:

En su aspecto positivo:

  • Brisas frescas y suaves: Ruptura de hábitos o cambios suaves frescos y sutiles.
  • Brisas frescas y fuertes: Proyectos realizables y factibles que vienen con muchos obstáculos o retos.
  • Bruma Fría: Inicio de Algo bueno, descubren dinero o dinero que llega de imprevisto. Coraje, fuerza, luchar para conseguir algo, entregado a una buena causa.
  • Vientos suaves que vienen del Oeste: Fin de algo negativo o fin de inquietudes por dinero
  • Vientos fuertes que vienen del Oeste: Recibir dinero, inversión, éxito en proyectos y cambios. Consolidación de la moneda. Suerte en general, sobre todo en el juego.
  • Vientos Suaves del Este: Gran actividad, procesos complicados, mucho movimiento en todos los sentidos. Nuevas cargas o responsabilidades, sobre todo aquellas que tienen que ver con los sentimientos, pasado o bajos instintos.
  • Vientos Fuertes del Este: Se relacionan con los negocios exitosos, con revisiones y exámenes que conducen a buen término o arrojan los resultados correctos. En general son bienaventuranzas.
  • Vientos Suaves del Norte: En medio de las dificultades o de la maldad, dar a cada quien lo que le corresponde
  • Vientos Fuertes del Norte: Nuevas conquistas, llegadas de invasores, presiones por parte de terceros, algo que irrumpe o altera la rutina.
  • Vientos Suaves del Sur: Promoción, aumento, opinión favorable, equilibrio, progreso femenino, que algo está cerca o próximo, pasar al siguiente paso.
  • Vientos Fuertes del Sur: Comunicaciones, escritos, palabras, medios de comunicación, información que pueden generar zozobra. La interpretación es ambigua porque el mensaje puede ser bueno o malo.

En su aspecto negativo:

  • Vientos Cruzados: Injusticias, violencia incontrolada, ruina financiera, ambiciones desmedidas, sucesos inesperados, extravagancia y excesos.
  • Vientos Huracanados del Oeste: Es un mal augurio puesto que las cosas se aplazan, llegan tarde, elecciones de último momento y sin tiempo a pensar, conflicto que continua. Necesidad de asesoría o consejo.
  • Vientos Huracanados del Este: Pérdidas, agitación, Ruptura de hábitos o ventaja mediocre. Si vienen combinadas con el elemento fuego a través de las Salamandras, las Hadas de Fuego (tormentas eléctricas) traerán dolor, pesar y lágrimas.
  • Vientos Huracanados del Norte: Búsquedas, encuentros forzados, persecuciones. Precisar una situación, firmar una venta o contrato. Adquirir formalmente una responsabilidad, la imposición de leyes o decretos.
  • Vientos Huracanados del Sur: Caer, romper, divorciar, no aparece, no lleva, no va, está de último. Falta de amor o compromiso. Desorden y confusión.
  • Bruma Caliente o Vapor Pesado: Delirio de persecución, situaciones incómodas, falta de motivación, dejar las cosas para después. Algo se paraliza, te someten o te sobornan o amenazan. Algo malo está por pasar.
  • Bruma Blanca: Cosas que se alejan o desaparecen, vendrá pronto la claridad, cosas que se limpian después del paso imprudente. Llegará el final de tanto enredo.
  • Bruma Gris: Disputas, envidia, oposición a las nuevas relaciones. No se firma, no se llega a un acuerdo, no habrá negociación.
  • Tormenta de Arena: Falsa lucha por una unión, falso amigo, enemistad, unión que no dura. Enfermedades.
  • Tormenta de Polvo: Trabajo desde lo oscuro, muerte, oscuridad, inquietudes por dinero, necesidad, situación precaria. Las vacas flacas. Todo queda en el pensamiento, nada se realiza.
  • Tormenta Eléctrica: Ruina financiera, ambiciones desmedidas, envidia, trabajar para e mal, egoísmo. Pesimismo y negatividad enfocados hacia el final. Fin, muerte necesaria. Cambios desde la oscuridad.

Anuncios