Etiquetas

, , , , , ,

mikao

El Doctor Usui se dio cuenta de que sin encauzar el espíritu de sus pacientes, no podía lograr curaciones reales.   Fue entonces cuando, tras larga meditación, daría a conocer los ideales del Reiki:

  • honra a tus maestros, padres y ancianos.
  • tan sólo por hoy confía en dios, la fuente esencial del reiki.
  • tan sólo por hoy no te preocupes.
  • tan sólo por hoy no te enojes.
  • tan sólo por hoy se amable con tu vecino, y con todo ser vivo.
  • tan sólo por hoy gana tu vida honestamente.
  • tan sólo por hoy recuerda practicar reiki.
  • tan sólo por hoy da las gracias por tus muchas bendiciones.
  • no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

Poco tiempo después, Usui decidió abandonar definitivamente el getto y volver a Kioto, donde comenzó a recorrer con una antorcha en la mano, a plena luz del día, las calles de la ciudad. Cuando le preguntaban por qué hacía eso, siendo de día, respondía que buscaba personas en busca de la Luz de la cual él era portador; personas realmente dispuestas a curarse y que una antorcha encendida puede encender muchas antorchas apagadas.

A partir de ese momento, comienza la última fase de su vida, viajando por todo Japón, dedicándose por entero a la enseñanza de la meditación y del método curativo con Reiki.

Usui murió en el año 1926 y se encuentra ahora enterrado en un templo budista de Tokio, y la historia de su vida, cuyos principales sucesos se acaban de resumir, se haya grabada sobre su lápida funeraria, que ha sido recientemente descubierta.

Antes de su muerte, Usui escogió a su sucesor entre dieciocho Maestros de Reiki. Eligió al que le pareció que había asimilado mejor sus enseñanzas. El Doctor Chujiro Hayashi, oficial de marina retirado y gran místico, le sucedió como Gran Maestro de Reiki tras su muerte a principios de siglo.

Hayashi vio a Usui por primera vez en un mercado mientras éste llevaba una antorcha en la mano y hablaba a la gente. Cuando Usui le vio le dijo, «Eres demasiado joven para retirarte, ven conmigo y ayuda a esta gente». Cuando Usui alcanzó la edad para dejar su cuerpo, le pidió a Hayashi que tomara el compromiso de liderar el Reiki y que le prometiera que éste nunca desaparecería de la Tierra. El Doctor Hayashi se lo prometió y fue elegido para seguir sus pasos.

El Dr. Hayashi fundó la primera clínica de Reiki en Tokio, cerca del Palacio Imperial, que se llamó Shina No Machi. Como militar, era más sistemático que asceta, y comprendió cuan importante era codificar las técnicas del Reiki y al mismo tiempo probar su eficacia.

El Doctor Usui le había hablado a Hayashi de su experiencia con los mendigos y de su gran error. Le dijo,

«Primero, dirígete al espíritu, luego sana lo físico, y recuerda que los mendigos carecen de gratitud, por lo tanto no debes de dar más tratamientos ni cursos gratuitos. Hay que tener un buen cuerpo y una buena mente para que un hombre esté completo.»

En la clínica de Reiki, se practicaba incluso las veinticuatro horas del día en los casos particularmente graves, y muy a menudo por varios terapeutas a la vez.

Tras los descubrimientos de Hayashi, sabemos que el Reiki llega en primer lugar a descubrir en el individuo la causa primera de sus síntomas físicos.   Luego, a remediar sus carencias energéticas y, finalmente, devuelve el equilibrio global. Además del tratamiento de los pacientes, la clínica aseguraba igualmente una preparación a todos los que querían curar a otras personas por medio del Reiki. A partir de ese momento, numerosos estudiantes comenzaron a curar por todo el Japón. Tras la muerte de Hayashi había cerca de un millón de practicantes en Japón.

La tercera Gran Maestra de la historia actual del Reiki es Hawayo Takata, americana de origen japonés, oriunda de Kawai en Hawai. De familia humilde, Hawayo, desde muy niña tuvo que arar, recolectar caña en condiciones muy adversas y labores impropias de una niña de su edad en campos de caña de azúcar. Muy joven se desposó con Saichi Takata, encargado de los campos de caña en los que trabajaba Takata. Tras unos años Saichi murió dejando a Hawayo Takata con dos niñas y en precarias condiciones. Esto la obligó a realizar tareas penosas y muy duras durante años para sacar su hogar adelante. El resultado fue, al cabo del tiempo, una mujer fuertemente deprimida, con grandes desarreglos en el estómago y una malformación tumoral.

Por causas del destino falleció una hermana suya y regresó a Japón, su país de origen en muy mal estado, para poner a su familia en conocimiento de la triste desgracia. Dada su precaria salud, fue revisada en un hospital de Japón donde se le diagnosticó piedras en la vesícula, una malformación tumoral y una enfermedad pulmonar, teniendo por lo tanto que ser intervenida quirúrgicamente.

Estando Takata en el quirófano tendida para la operación, escuchó tres veces unas palabras que le susurraba alguien en su interior: «La intervención es innecesaria y no debe hacérsete».

Hizo caso de estas palabras, canceló la operación tras hablar con el médico, y por el mismo cirujano se enteró de otra alternativa para sanar sus dolencias. Este le habló a Takata del Dr. Hayashi y su método de sanación del cuerpo y así Takata entró en contacto con su clínica. El destino seguía dirigiendo la vida de Takata, en su afán de implantar el Reiki en la Tierra.

En la clínica, dos discípulos del Dr. Hayashi todos los días imponían sus manos canalizando a Takata Reiki y ella sentía un fuerte calor en sus manos. Takata en su sencillez pensaba que utilizaban algún tipo de motor, pero a pesar de que lo buscaba, no encontraba ninguno. Al final se le ocurrió que los motores podían estar bajo las mangas del kimono del terapeuta, pero las mangas del kimono estaban vacías.   No obstante, dejó intrigado al terapeuta con su actuación y cuando le explicó a éste lo que buscaba, éste comenzó a reír a carcajadas. Más tarde, Hayashi le explicó en que consistía el Reiki. Takata estaba emocionada y quiso aprender Reiki.

El Doctor Hayashi estaba sorprendido de las preguntas de Takata. Esto no era normal entre las damas japonesas, quienes nunca se atrevían a preguntar nada. Él consideraba la forma directa de preguntar y la curiosidad de Takata como parte de su cultura americana.

Al cuarto mes, a Takata le habían desaparecido todos sus males. No había rastro de la malformación de las piedras en la vesícula, de la enfermedad pulmonar, ni de la depresión.

Hawayo Takata tras mucho insistir, consiguió a través del cirujano que Hayashi le permitiera aprender Reiki.   En la primavera de 1936 fue iniciada en el primer nivel de Reiki y un año después en el segundo nivel.

Takata volvió a Hawai en .1937 y fue visitada allí por Hayashi y su hija.   En 1938 conseguía la Maestría de Reiki.   Sería la decimotercera y última Maestría que haría el Dr. Hayashi. Poco después, Hayashi volvería a Japón, siguiendo Takata sus sanaciones en Hawai con mucho éxito.

Una mañana cuando Takata despertaba, sintió una presencia. Según abrió los ojos, vio al Doctor Hayashi de pie a los pies de su cama vestido con un kimono blanco de seda. Ella pensó: «Esto es un mensaje. Debo volver a Japón inmediatamente.» La imagen desapareció.

Ella cogió el próximo barco a Japón y se encontró con el Doctor Hayashi. Este reunió a la familia y les dijo:

Va a haber una gran guerra y como oficial de la Armada Imperial, seré responsable de la pérdida de muchas vidas. He decidido no hacerlo. En su lugar dejaré mi cuerpo el martes a la una de la tarde. Por favor, invita a toda la familia y a los Maestros de Reiki.

Tuvo una larga charla con Takata y le dijo que había decidido que ella continuara su trabajo.

Takata estaba complacida de tener este honor. Él la instruyó para dejar Japón y volver a su casa, y le dijo en que lugares estaría segura durante la guerra. También le contó cual sería el resultado de esa guerra.

El martes 10 de mayo de 1941, se reunieron todos y se vistió con su kimono de seda blanco, dio los últimos mensajes a la gente allí reunida, y entrando en un estado de supraconsciencia conocido como Satori, dejó su cuerpo. Tras él, quedaron algunos Maestros suyos y de Usui y muchos practicantes de ambos en Japón.

Takata se dedicó a la enseñanza del Reiki desde entonces y, hacia el año 1970, decidió iniciar a otros Maestros de Reiki. Durante más de treinta años fue la única Maestra de Reiki en activo. A su muerte, el 11 de diciembre de 1980, tenía veintidós Maestros en los Estados Unidos y Canadá.

Poco antes de su muerte, Takata y algunos Maestros fundaron la Asociación Americana de Reiki con la misión de organizar y coordinar la transmisión de las experiencias del Reiki. Posteriormente, esta asociación se dividió en dos ramas todavía en activo en Estados Unidos.

Una de ellas es la Reiki Alliance, fundada en 1981 por Phyllis Lei Furumoto, nieta de Takata y veintiún Maestros. Posteriormente Phyllis decidió extender a todos los Maestros de Reiki la facultad de iniciar a otros Maestros.

La segunda asociación es la A.l.R.A., fundada en 1982, y está presidida por la antropóloga americana Barbara Weber Ray, discípula de Takata. También se conoce por la Técnica Radiance (resplandor) y tiene un enfoque menos tradicional. La A.l.R.A. prefiere concentrarse en un enfoque científico y experimental del Reiki y tienen un centro de documentación e investigación muy eficaz.

Hay además otra escuela meditativa de Reiki, Sistema Usui Tibetano, que fue desarrollado en el Tíbet y que añade cuatro símbolos más a los ya introducidos por el Doctor Usui y otras muchas técnicas y meditaciones. Se comenzó a enseñar en Estados Unidos en 1984, y fue introducido en España por primera vez en 1994 por Antonio Moraga, formado también con otros Maestros de la Reiki Alliance.

Este es el sistema que enseña en la actualidad la Alianza Española de Reiki, organización ya legalizada en España en 1995, cuyo objetivo principal es el desarrollo personal y espiritual de sus alumnos.

Hoy en día la Alianza Española de Reiki imparte también cursos de Gautama-Karuna Reiki, otro sistema de Reiki vigente en Estados Unidos y otros países de Europa y Asia; sistema con trece símbolos más de tratamiento, muy efectivos, sobre todo en el desarrollo personal y espiritual, e introducido por   en España en 1995. Este sistema lo comenzó a enseñar en Estados Unidos el Maestro Glenn Derrick. El Karuna Reiki es muy efectivo combinado con el Sistema Usui Tibetano siendo el origen de los símbolos Karuna muy remotos.

Se estima que en la actualidad hay más de cincuenta mil Maestros de Reiki, y un millón quinientas mil personas que lo practican en todo el mundo. Todos estos sistemas son válidos y complementarios, y están basados en las directrices originales del Doctor Mikao Usui, a quien todos debemos haber recuperado el Reiki, Energía Universal de Vida.

 

Anuncios