Etiquetas

, , , , ,

verbena

Palabras clave: exceso de entusiasmo (incluso fanatismo), a veces exasperado por injusticias

Esta planta enhiesta, de aspecto herbáceo robusto que alcanza hasta 60 centímetros de altura, carece a la vera de los caminos, en suelos secos y áridos y en las praderas soleadas. Las flores inferiores, pequeñas, de color lila o malva se abren entre julio y septiembre.

Sirve para las personas vehementes, que se entregan a sus tareas de una manera excesivamente entusiasta y que quieren cambiar el mundo; despliegan una gran energía, se desesperan si las cosas no salen como esperan y en especial presionan a sus seres queridos. Para los extremistas y fanáticos que creen estar en posesión de la verdad y quieren arrastrar a los demás porque la razón está de su parte y se preocupan por los demás cuando no aciertan a entender que ellos están en posesión de la verdad (o eso creen, claro).

Es muy adecuado utilizar esta flor en aquellas personas que no descansan hasta convencer a los demás de lo que piensan o creen. También en aquellos que llegan al fanatismo (incluso en supuestas buenas causas). Por ejemplo, en activistas políticos sectarios, militantes de ecologismo o nacionalismos radicales, etc. Este fanatismo puede llegar a la incapacidad de entender a los demás.

Por tanto se puede emplear en quienes apenas descansan porque están comprometidos con “la causa” y luchan denodadamente contra lo que creen son injusticias. Al utilizar verbena (vervain) la persona aprende a relajarse, a entender a los demás y que las ideas de los demás también deben ser respetadas, así como que las causas nobles son importantes, pero no hasta el punto de afectar a la salud o a las relaciones sociales.

Anuncios