Etiquetas

, , , , , ,

@KaremBarratt

prosperity

 La prosperidad es un estado mental, un vuelo del alma, un abrirse a la vida; un valiente acto de gratitud y auto-amor. La prosperidad reconoce el profundo amor que nos tiene la Divinidad y la confianza que pone en nosotros. La prosperidad es la Divinidad expandiéndose a través de nosotros, como una enredadera que sale de nuestro corazón y enlaza el mundo a nuestro alrededor, moldeando nuestra realidad de acuerdo a una visión de crecimiento, creatividad, resolución, belleza, alegría y generosidad.

Conectarse a la prosperidad es conectarse sin miedo a la regalo de posibilidad con el que todos nacemos. Es aceptar el llamado a la aventura, a convertirnos en exploradores y explotadores del potencial en nuestra alma. Conectarse a la prosperidad es atrevernos a convertirnos en el Miguel Angel de nuestra existencia y liberar al ángel en el mármol de nuestra vida. Es conectarnos a la magnífica fuerza de nuestro universo interior, reflejada en el exterior.

El universo exterior vive, progresa y se manifiesta en la abundancia, en la grandiosidad, en la creación, en la erradicación de aquello cuyo tiempo ya ha terminado. El universo no mira para atrás, ni se queda atrapado en el pasado, pero se expande, hacia adelante, hacia afuera, desde adentro. La meta del universo es crecer, evolucionar, cambiar, ser más, ser ilimitado. El universo no pone en duda su derecho a parir estrellas, crear galaxias, procrear vida y luego cambiarla al gran misterio que son las supernovas y los huecos negros. El universo da libremente, creando corrientes de poder, abundancia, invención y manifestación y, así como los navegantes experimentados usan las corrientes de los vientos y los mares para navegar sus barcos, los que saben sobre el universo usan sus corrientes para navegar sueños.

Somos hijos del universo, como lo son las estrellas, los campos magnéticos y los anillos de Saturno. No exista nada en el universo que ensene pobreza o escasez. Al contrario, aquí en la Tierra el universo se manifiesta en crecimiento y vida que abarca cada rincón, desde los gigantescos secoyas hasta la margarita que erige su cabeza dorada entre la grieta de la acera. Si la vida tiene una línea publicitaria, es la muy vulcánica (Viaje a Las Estrellas y el Sr. Spock) “Ten una larga y prospera vida”.

Anuncios