Etiquetas

, , , ,

Este mensaje no es para un sector en particular, es para todo el que siente que sus fuerzas se agotan, para el que siente que lo que está viviendo es más poderoso que su grandeza interna, para todo aquel que ve injusticias propias y ajenas y se ahoga en dolor, para aquellos que han perdido seres queridos de manera trágica o natural, mas no lo aceptan, porque no estaban preparados para ello.

Hoy se siente que hay un aire de insatisfacción y de tristeza, aun cuando la apariencia diga lo contrario, el alma es muy sensible y aunque el entorno, el condicionamiento externo haga actuar de manera violenta y despiadada, el alma que está escondido en algún rincón de ese cuerpo desalmado, está sufriendo, no puede creer tanta vileza. Esta no es una condición para unos y para otros no.

Una vez que hemos identificado esa parte de nosotros que representa la fuerza y el instinto animal de lucha, de supervivencia, tenemos que comprender ahora que no es algo temeroso, ni negativo en nuestra vida. Esa fuerza instintiva interna representa nuestra creatividad animal y  por lo tanto no debemos rechazarla, sino admitirla y asimilarla.

De este modo, para ayudarnos en este trabajo tenemos a nuestro espíritu y nuestra mente. Es la fuerza interior que nos ayuda a sobrevivir, a proteger nuestro espacio  y a los seres que queremos; a luchar por salir adelante cuando tenemos problemas, nos transmite  coraje cuando lo necesitamos para afrontar lo que sea.

Muchos de nosotros a veces nos sentimos incapaces de luchar por lo que es nuestro, quizá porque  pensamos que eso sería ir contra las normas, contra las leyes, contra el comportamiento aprendido; pero no nos damos cuenta de que no podemos continuar así, que debemos luchar por  nuestros ideales incluso por muy locos que parezcan a los demás.

No debes dejarte pisotear, así como tampoco debes hacerlo tú. Debes encontrar cuál es tu espacio, y no dejar que los demás entren en él si tú no quieres, y si para ello necesitas enfadarte, debes hacerlo, debes aprender a desahogarte, a no guardártelo todo. Para ello busca la  ayuda del espíritu y la mente, pues no se trata de que te vuelvas violento y sin control, pues  entonces estarías actuando a ciegas y no sería beneficioso para ti.

Debes saber lo que haces, porqué te enfadas, porqué necesitas desahogarte, porqué necesitas nadar contra corriente, y si comprendes cuál es tu cometido, no dudes en buscar la energía que  necesitas en la fuerza, en tu fuerza interior, existe, es real y poderosa. Pero recuerda, siempre al servicio del espíritu, no es violencia gratuita, es valentía para afrontar los problemas.

Se trata de reconocer en nosotros todos los sentimientos de rabia, odio, enfado, impotencia,  que nos provoca alguna actuación de alguna gente, o las nuestras propias. Para ello es necesario que expulsemos esos sentimientos de diversas formas, haciendo lo que dicta tu corazón. Cuando quedas en silencio conectándote con tu fuerza interior, grandes ideas llegan a ti, en forma de mensajes que te dicen lo que debes hacer para terminar con esa situación frustrante que te aturde y te molesta. Se trata de que después de sentir todo ello, intentes encontrar tu fuerza para romper esas cadenas, se trata de que te des  cuenta de que vales mucho, te digan lo que te digan, se trata de que no olvides tu poder para  transformar tu vida, para afrontar el sufrimiento. Tú no eres Débil, en ti encontrarás toda la  fuerza que necesites para librar la batalla que se te presenta en cada momento.

Continuara…

Anuncios