Etiquetas

, , ,

Hoy lo más importante es ponerle amor a todo lo que se haga, a todas las direcciones donde te dirijas. Amor no significa sumisión, no significa bajar la cabeza y entregar tu poder a otros. Amor es iluminar y dar firmeza a donde quiera que te encuentres. La reflexión es la siguiente:

“Donde hay temor no puede haber amor. La mejor manera de deshacerse del temor es realizar el Amor  divino. Si amas a Dios más que a tu microbio, a tu enfermedad, a tu angustia, a tu carencia o a  tu temor, te curarás. Todos hemos escuchado historias de gente excepcional que fue capaz de caminar entre bestias salvajes por la selva y salir ilesa, y hay muchas historias de gente que igualmente ha salido ilesa después de pasar por peligros extraordinarios. Realizar a Dios como  Amor es el remedio para el miedo.

El Amor Divino nunca falla, pero tienes que caer en la cuenta de que el Amor Divino tiene que  estar en tu propio corazón, y que no puede operar desde fuera, como quien dice. Cuando tus oraciones no son respondidas, debe ser porque no has realizado las condiciones de la Ley; y 99% de  las veces es porque te está faltando el amor incondicional (amor por todo y por todos). Practica el Amor todos los días y observa tus pensamientos; vigila tu lengua y tus acciones y que nada contrario al Amor encuentre en ellas su expresión.”

Anuncios