Etiquetas

, , , ,

A través de cuentos, fábulas, poemas, canciones o ceremonias en la historia de las civilizaciones, hemos sabido que de alguna u otra manera “la curación o sanación” ha sido protagonista, comenzando por la historia de JESUS de NAZARETH, quién podía hacer milagros con solo tocar a los enfermos. Otro de los personajes fue el MAGO MERLÍN quién con sus “Polvos Mágicos” “Sabias Palabras y su Bondad” recibía el respeto de los Monstruos y Seres Mágicos Medievales.

Tomo estas referencias como las principales, por la Universalidad que tienen, el cuestionamiento nos dice: ¿Cómo entender un milagro? ¿Cómo explicar la Magia?

La historia del REIKI nos habla de que el doctor y sacerdote Japonés MIKAO USUI,  experimento estos sucesos vistos como MILAGRO y MAGIA, un día sus alumnos le preguntaron cómo sanaba Jesucristo a los enfermos y que si El dijo “que el que crea en Mí realizará las obras que Yo hago, y aún las hará más grandes”, por que no existía en el Mundo ningún sanador capaz de realizar esas curaciones. Usui no supo responder y como el código de honor japonés obliga al maestro a responder todas las preguntas de sus discípulos, empezó una búsqueda que duro diez años y que le llevaría a sentar las bases del Reiki. La historia cuenta que  se tomo 21 días en el monte KURAMA  meditando, en ayuno, juntando piedras alrededor de un árbol para llevar la cuenta de los días en que pernotaba allí; dando como aviso que si no volvía luego de 21 días fueran a buscar su cuerpo sin vida (como algo natural VIDA-MUERTE). La sorpresa fue que al instante luego de colocar la 21ava piedra,  una luz parpadeante cayó sobre él, Usui asustado quiso huir pero logro serenarse y aceptar que quizás era la señal que estaba esperando al recibir el impacto de la luz en su frente pudo ver varias esferas multicolores, conteniendo cada una de ellas una letra en sánscrito en color dorado, esas letras fueron apareciendo una a una para que Usui pudiera recordarlas. No hubo enfermedad, no hubo hambre en el, solo el sentir de compartir emprendió el descenso del monte Kurama, lo primero que noto fue que tenía la fuerza necesaria para caminar y hasta correr, a pesar del ayuno prolongado. Mientras bajaba tropezó con una piedra y se lesiono un pie, coloco sus manos sobre la herida, entonces la hemorragia y el dolor desaparecieron rápidamente.

Sin extendernos mucho, USUI evidencio la sanación a través de “milagro y magia” como lo conocemos por cuentos. Pero lo cierto es que cada uno de nosotros tenemos el DON de la sanación a través de nosotros mismos como canal de la energía universal.

Por Master Reiki Aria Ariadna Jaramillo

@AriaPrass_Mcy

Anuncios