Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 

Colourful dragon taking a deserved break

Sin la labor incansable de los elementales no tendríamos una plataforma física en la cual vivir. No tendríamos un lugar para crecer espiritualmente. La tarea de los elementales consiste en conservar el equilibrio de las fuerzas de la naturaleza en la tierra. El desequilibrio se debe a que el peso kármico de la humanidad ha estado acumulado por miles de años. A pesar de eso los elementales siguen trabajando como héroes para limpiar la tierra, el aire y el agua de nuestro planeta.

Día tras día trabajan para mantener la tierra a flote. Al igual que los seres humanos, pueden estar apáticos, agotados, sentir pesadez o fatiga. Pueden deprimirse por la contaminación o por el gran peso del karma de la humanidad. Si nosotros invocamos la llama violeta para quitarle esa carga a la vida elemental, loes elementales podrían servir con mucha más efectividad y producir una nueva armonía en la Tierra y su medio ambiente.

Veamos brevemente cuáles son los cuatro tipos de seres elementales y quiénes son sus directores, los jerarcas de los elementos. Las sílfides o silfos, son los elementales del aire y controlan los vientos, la atmósfera y las nubes. Dirigidas por sus jerarcas Aries y Thor las sílfides lavan y purifican la atmósfera y orean la mente, el corazón y todas las células vivas. Son responsables de purificar el elemento aire, la atmósfera y el campo mental del planeta y sus habitantes.

Neptuno y Luara son los jerarcas del elemento agua. Dirigen las actividades de las ondinas, los elementales del agua, quienes regulan, purifican y equilibran las aguas de la tierra así como el cuerpo emocional de los hombres. Las ondinas intensifican la pureza y el flujo de la luz de Dios en las aguas. Puesto que más de las dos terceras partes de la superficie de la tierra, están cubiertas con agua, las ondinas tienen mucho trabajo.

Se nos ha pedido que invoquemos la llama violeta para transmutar no sólo la contaminación física del agua, sino también el inconsciente colectivo de los seres humanos, y toda oscuridad, las enfermedades y la muerte que contaminan el cuerpo emocional de la humanidad y las aguas del planeta tierra.

Los seres elementales de fuego se llaman salamandras. Sirven bajo la dirección de Orómasis y Diana con el fin de ayudar en la purificación de los cuatro cuerpos inferiores de los hombres, liberando el cuerpo físico de la densidad de los alimentos contaminados, medicamentos y estimulantes.Las salmandras son seres de fuego cuya aura resplandece con los rayos del arcoiris del cuerpo causal. Compuestas de fuego líquido -que refleja la conciencia de los individuos a los que sirven- su apariencia cambia a cada momento, pues su naturaleza camaleónica refleja instantáneamente el prisma de la conciencia crística que se manifiesta en el cuerpo.

Virgo y Pelleur son los directores del elemento tierra: el Padre y la Madre de la Tierra de los elementales del elemento tierra que conocemos como gnomos. Hay miles de millones de gnomos que vigilan los ciclos de la tierra en las cuatro estaciones y purifican al planeta de los venenos y contaminantes tan dañinos para el cuerpo físico, la vida humana, animal y vegetal.

Fuente: Las Llaves del Reino. Mark y Elizabeth Prophet,

Anuncios