Etiquetas

, , , , ,

banner_china_y_venezuela

Abren las cartas diciendo: “El pueblo Venezolano buscará consuelo y encontrará las energías que necesita. Ha tenido mucha paciencia y ahora recuerda amargamente el pasado” Como el amor que vociferan tener no es genuino y mucho menos incondicional habrá un despertar de un  grupo del gobierno. Según las cartas se trata de obreros y simples empleado.

Por otro lado los Jóvenes se reinventaran, un buen grupo de ellos se darán cuenta que han quedado atrapados y sin salida dentro de los partidos políticos. Por lo tanto romperán cadenas y actuarán según su consciencia.

En el corazón de los venezolanos la monotonía y el hecho de concientizar que no tienen ni pueden seguir viviendo en caos o en dolor, los llevará a entender que cada cosa tiene su exigencia, que hay que saber elegir y que de nada sirvió esperar porque nada pasó. En el corazón de los venezolanos comienza a nacer con fuerza la necesidad de enfrentar las responsabilidades y de defender sus derechos e “ideas”. Hago hincapié en ideas porque las mismas habían quedado en el olvido, más no así los derechos.

Sin embargo, nada de esto llega por casualidad y es que según las cartas algo o alguien están por llegar, pero todo nos llega a la misma carta “Despertar”.

Dicen las cartas que un episodio pasajero que provoco miedo a lo nuevo, se dejará atrás, en el pasado. Las leyes del Universo se anteponen a todo abriendo nuevos caminos y despertando a un pueblo. Siguen las cartas refiriéndose a hechos “Imprevistos” los cuales sinceramente no logro definir, por lo tanto me supongo que se trata de un cúmulo de hechos. Pero me dejan bien claro que no hay dinero y muchos empleados públicos no cobrarán.

La políticas exteriores de Venezuela se manejan de forma peligrosa, llena de acciones imprudentes y desacomodadas. El Dragón Rojo exigirá su dinero, ya no quieren más bienes a cambio de sus préstamos y la respuesta de estos será contundente  y osada. Para los venezolanos será un duro golpe y parte del despertar. Los nuevos amigos de Venezuela ya no lo serán, el Dragón Rojo de alguna manera lidera ese grupo, y como le dieron la espalda a los viejos amigos de un día para otro se verá sola ante una gran comunidad internacional presionando.

Después de este hecho “El que dice ser y no es” se empeñará en seguir haciéndolo mal y no negociar, a esto es lo que las cartas llaman “La osadía imprudente”. Pero las opciones para mantenerse en esta posición serán pocas… Puede que Venezuela quiera regresar a su antiguo bloque, las presiones serán sencillamente insostenibles, pero todo esto nos habla de un futuro peligroso porque en cada berrinche se acerca más a controles extremos de la comunidad internacional, que ven a Venezuela como una pieza desarmónica.

La suerte de Venezuela a nivel internacional cambiará de repente, y dicen las cartas: “Ya no habrá dinero para galanteos” en pocas palabras los bienes materiales no serán suficientes. Ante esta nueva realidad el gobierno se hará débil, la rueda de la fortuna volverá a girar y esta vez nos habla que se detendrá en el área de situaciones adversas, debido a que el egoísmo y la ambición resaltarán sobre todos los sentimientos. Vuelven a repetirme las cartas que cualquier alianza posterior durará solo un momento.

Anuncios