Etiquetas

, , , , ,

El día Miércoles es el día ideal para solicitar ayuda al Arcángel Rafael si se está enfermo o si se desea agradecer por la buena salud que se posee. El protege nuestra salud, acude en ayuda de enfermos que lo invocan, en especial con enfermedades crónicas, dolores. Es el patrón de los escritores. Nos ayuda a obtener energía y salud en general.

El arcángel Rafael bendice el día miércoles y lo llena de la esencia de la vitalidad, la salud y la plenitud de la vida.  Tiene la función de velar por la salud de la Tierra y curar a los hombres, proteger a los viajeros y a los noviazgos y matrimonios.

Las virtudes asociadas a Rafael son la visión espiritual, la inspiración de la verdad, la integridad, la previsión, la salud no solo física sino emocional, mental y espiritual.

Los dones que se le puede pedir son: capacidad para sanar (los maestros de reiki pueden incrementar su don con éste arcángel), don de ciencias sobre todo en el área de la Medicina, inspiración.

A él debemos acudir cuando necesitamos protección durante los viajes, cuando enfermamos o enferma alguien que queremos, cuando no podemos ver la verdad a seguir dentro de una situación, encontrar el camino espiritual, cuando necesitamos proteger una relación de pareja importante (noviazgo o matrimonio, no otras); y también, cuando requerimos inspiración en el estudio y práctica de la Música, la Medicina, la Matemática, o las Ciencias en general.

El ejercicio del día Miércoles para invocar su ayuda y su presencia es el siguiente:

1.- Levántate un poco más temprano que el resto de los días.

2.- Enciende una vela verde donde escribirás el nombre tuyo o de la persona que deseas que sane. El nombre debe estar escrito de arriba hacia abajo.

3.- Luego di la siguiente oración:

“Glorioso Arcángel San Rafael, medicina de Dios, guíame (o guía a…) en este viaje de aprendizaje y purificación, ayúdame (o ayuda a…) a reconocer las lecciones que me (le) liberen de todas mis (sus) culpas, preocupaciones y pensamientos negativos. Sé guía en el camino de la salvación, en ruta al Amor Divino,  para ver reflejado en toda la creación, el poder de regeneración y curación de Dios. Te ruego que seas compañero en este viaje por la vida  y un apoyo constante con la autoridad que representa tu cayado. Rodéame (Rodea a…) con el verde esperanzador y sanador de tu capa,  y derrama tu medicina de luz sobre todo mi (su) ser. Gracias amado arcángel Rafael, por tu amor sanador y compañía curativa, en este sagrado peregrinaje del cuerpo, para encontrar la unión con el alma, según la voluntad divina, de manera perfecta, para el bien de todo el mundo, y bajo la gracia de Dios.

Amado Arcángel Rafael, sanador de alma y cuerpo, acompáñame hoy miércoles y guíame a mantener en armonía todo mi ser. Con tu luz divina, limpia mis pensamientos y ayúdame a mantener una imagen sana y vibrante de mí. Gracias por tu presencia y ayuda, Amén.”

4.- Luego cierra los ojos por 10 minutos y visualízate o visualiza a la persona a quien deseas que sane, al lado del Arcángel Rafael, sonriente y sano.

5.-  Abre los ojos deja que la vela se consuma y sigue tus labores diarias.

Anuncios