Etiquetas

, , , , , , , , ,

autumn-woman-studio

@KaremBarratt

Ya disfrutado el festín de la cosecha, pareciera que no hay mucho que un neo-pagano tenga que hacer si no esperar ansioso Halloween. Sin embargo, las lecciones y energías del equinoxio de otoño no son necesariamente cuestión de un día, si no que pueden ser aprovechadas para crear un mini-curso de crecimiento personal y espiritual. De esta manera, seguiremos conectado con los ciclos de la Naturaleza, aprendiendo y bebiendo de ellos. Así que comencemos.

Primera Semana: toma tiempo para reflexionar sobre todos tus logros, desde el pasado Halloween hasta esta fecha. Y nada de falsas modestias. Si bien es cierto que hay que  agradecer a quienes nos apoyaron y ayudaron, también es cierto que debemos tener la confianza personal suficiente para poder ver el fruto de nuestro esfuerzo.  Así que haz una lista de logros, ya sean personales, espirituales, familares, profesionales o  comunitarios. Incluye en ellos las lecciones aprendidas. Sugiero que invites a tu familia y amigos a hacer algo parecido y al final de la semana, pueden reunirse a brindar los unos por los otros por todo lo logrado. No olviden ofrecer algo de la bebida a los espíritus, devas, guías o deidades de tu entendimiento.

Segunda Semana: ahora vasa reflexionar sobre todas tus bendiciones, grandes y pequeñas, directas e indirectas. Escribe una notita de agradecimiento a aquellos que te dieron una mano ayuda y envíaselas con un dulce, fruta o postre. Escribe igualmente una carta de agradecimiento a tus guías y ayudas espirituales al igual que la a Divinidad. Quema estas cartas en una  olla forrada en papel de aluminio con pétalos de flores, canela, conchas de frutas o vegetales y algo de miel. Coloca las cenizas en el patio o en alguna parte de la naturaleza.

Tercera semana: esta semana vamos a pensar en el equilibrio.  Reflexiona sobre los diferentes aspectos de tu vida y ve cuan equilibrados están. Si pareciera que hay alguno que  está muy abandonado o, al contrario, que parece ocupar gran parte de tu vida, escribe un plan de cómo puedes armonizarlo mejor. Nunca encontraras el equilibrio perfecto, pero si debes lograr una armonía, en que cada aspecto de tu vida sea atendido en menor o mayor grado, de acuerdo a las circunstancias y con el compromiso que, durante el ano,  todos tendrá su momento de importancia. Comienza a llevar a la práctica tu plan a penas lo hayas concretado.

Cuarta semana: Mabon celebra la segunda cosecha y por ello se relaciona con segundas oportunidades. Esta semana reflexiona sobre cosas que hiciste a un lado pensando que era demasiado tarde para lógralas y ve si tu interés por ellas continua y si es así, que adaptaciones podrías hacer para llevarlas a cabo en este momento de tu vida. Las segundas oportunidades también se refieren a relaciones. Piensa a quien te gustaría darle una segunda oportunidad y con quien te gustaría tener una nueva oportunidad para rehacer una relación y actúa al respecto.

Quinta semana: ahora vamos a reflexionar un poco sobre la edad, la madurez y lo que conlleva. Si sientes que la idea de ciertas edades te es limitante, lee sobre personas que encontraron el triunfo a edades que, para la gran mayoría, eran tardías. También reencuéntrate con ideas, gustos, hobbies, creencias de tu temprana juventud y observa que diferencias existe en la manera en que las ves ahora. ¿Qué tanto has cambiado desde que te gustaba Menudo o Mazinger Z? ¿Qué  cosas aprecias ahora que no apreciaste de más joven, ya sea en gustos, moda, sabores, música, lectura, política, valores y demás? ¿Qué  es lo que más te gusta de la persona que eres hoy y que experiencia, buena o mala no cambiarias por nada?

Sexta semana: ya tenemos a Halloween  casi que a la vuelta de la esquina. Esta semana revisa tu visión sobre la “juventud”, valores y el mundo de hoy. Si te encuentras pensando que el mundo de hoy es más negativo que el de tu juventud, te recomiendo que  leas las noticias de tu época de muchacho. En la internet también puedes encontrar comentarios de las generaciones anteriores, que veían cosas como bailar tango como el fin del mundo. Si por el contrario, pareces ver a tu pasado con lentes obscuros, de nuevo lee buenas noticias que a lo mejor ni te enteraste cuando eras adolescentes En cualquier caso, escribe unos párrafos sobre todos los logros de tu generación, tanto a nivel personal, como nacional e internacional. Incluye las cosas que todavía hay que hacer en las que puedes contribuir y de una a tres lecciones que le puedas trasmitir a alguien más joven, acerca todo lo que has aprendido.

Anuncios