Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

mabon-altar-1

Segunda parte de este magnífico especial, por Arikelilla y Morgana.

¿QUÉ HACER?

• Caminar por lugares salvajes.
• Recoger plantas y semillas para usarlas de decoración o para trabajos mágicos con hierbas.
• Utilizar la magia para el desarrollo.
• Trabajar con sueños y meditación.
• Descubrir vidas pasadas.
• Honrar a los antepasados y contactar con ellos.
• Usar manzanas en los hechizos/encantamientos.
• Limpiar instrumentos mágicos pasándolos por el humo de madera de salvia y cedro quemándose.
• Deshacerse de malos hábitos.
• Hacer zumos y mermeladas caseras.
• Pisar la uva o que haya vino.
• Hornear pastel de calabaza con especias en honor a la Diosa y beber vino, zumo de uva o sidra en honor del Dios.
• Empezar labores de lana para abrigarse.
• Decorar la casa y el altar con hojas secas, pegandolas al cristal de la ventana.
• Plantar bulbos que crecerán en primavera.
• Pasar tiempo con ancianos y gente que no se ve a menudo,
• Donar ropa y comida.
• Empezar a planificar el invierno.
• Recolectar frutos del bosque y/o almacenar frutos secos.
• Reordenar, limpiar y abastecer nuestro armario mágico.
• Hacer muñecas de espigas de trigo para capturar el espíritu de la cosecha cuando salta de la última gravilla de trigo cortada. Llevar la muñeca con gran ceremonia a una granja y guardarla en un lugar seguro hasta que la cosecha del año próximo brote y empiece a crecer.
• Homenajear las estaciones conservando sus frutos.
• Ofrendar una copa de jarabe de moras hecho el pasado Mabon.
• Descubrir una nueva afición, aprender algo nuevo, leer libros…
• Cuidar de los animales domésticos y comprar maíz para las ardillas.
• Dar gracias por el hogar, el jardín… y agradecer a los que nos ayudan.
• En la comida, contar anécdotas sobre los difuntos de la familia. Brindar por ellos, por los viejos tiempos, por la sabiduría que aporta Mabon. Cada comensal elabora un plato, luego se narra una historia sobre cada plato. al acabar, se da gracias a los que aportaron relatos y recetas. Antes de empezar a comer, cogerse de las manos diciendo. “Mano a mano el Círculo está formado”.
• Celebrarlo en familia. Juntarse haciendo un círculo, en contacto los unos con los otros, simbolizando el poder del Dios y la Diosa.
• Adorar al Hombre Verde y ofrecerle libaciones donde él reside.
• Dar ofrendas de gracias a los espíritus de la Naturaleza, echando sidra de plantas recién cosechadas o un poco de compost para el jardín.
• Confeccionar coronas de hojas de encina con bellotas incluidas como símbolo de abundancia y prosperidad.
• Vestir de gala, usar copas de cristal, porcelana china y cubertería de plata para crear la magia que otorgue abundancia para la próxima cosecha.
• Meditar sobre la prosperidad en la vida.
• Preparar incienso de Mabon:
-4 partes de madera de avellano
-1 parte de hojas de salvia
-1 parte de petalos de girasol
-1 parte de hojas de vid
-10 gotas de aceite esencial de manzana..

RITUALES

Herramientas adicionales para el ritual: Canasta con hojas secas, cintas de colores otoñales atadas al athame/hoz, tres velas rodeando al caldero (blanca, roja y negra*), Llenar el caldero con hiedra. Hogaza de pan (a base de harina o frutos) con pentáculo hendido, simbolizando la cosecha de los logros del año actual.

Rito sencillo
* Si se convoca a la Diosa siempre con estas tres velas al lado izquierdo del altar, no hará falta colocar estas velas, aunque también puede hacerse.

Invocar a la Diosa, encender las velas que roden el caldero y decir:

“Invoco a la Reina de las cosechas, otorgadora de la vida y de la abundancia. Concédeme tu alegría y tu belleza, tu fuerza y prosperidad”.

Invocar al Dios, saludar a la hiedra del caldero, diciendo:

“Invoco al Señor de las cosechas, otorgador de la riqueza y de la protección. Concédeme tu fuerza y tu risa, tu poder y prosperidad”.

Con el athame/hoz en una mano y el cáliz de bebida en la otra, decir:

“La vida siempre ha completado su ciclo y producido vida nueva en la eterna cadena de todo lo que vive. En honor de los antiguos Dioses, señalo el cumplimiento de mi vida y la cosecha de las lecciones recibidas durante este año”.

Dar tres vueltas en deósil alrededor del círculo, empezando desde el este y diciendo:

“Gira del Año la Rueda y la recompensa llega”.

Volver al altar, dejando el cáliz y el athame/hoz. Alzar la canasta dejando que las hojas caigan y diciendo:

“Las hojas caen, los días se hacen fríos. Las frutas maduran, las semillas caen, las horas del día y la noche se equilibran. Los fríos vientos soplan desde el norte aullando lamentos.

En esta aparente extinción de los poderes de la Naturaleza, sé que la vida continúa. Porque la primavera es imposible sin la segunda cosecha, tanto como la visa es imposible sin la mierte. Bendito seas, oh Dios, mientras viajas hacia las tierras del invierno y a los amantes brazos de la Diosa”.

Poner la canasta en el suelo y decir:

“Diosa de toda fertilidad, corté y coseché el fruto de mis acciones, buenas y malas. Dame coraje para plantar semillas de amor y alegría en el año venidero, eliminando la miseria y el odio. Enséñame los secretos de la sabia existencia en este planeta, luminaria de la noche”.

Representar el viaje de Perséfone al Inframundo que dará paso al invierno. Quedarse con siete prendas (ropa y/o joyas) y abrir una puerta en el Círculo para salir y dirigirse escaleras abajo, hacia el sótano (en su defecto, hacia la habitación que menos se suela utilizar de la casa). Arroba de las escaleras (o antes de empezar a caminar hacia la habitación), decir:

“Bajo/viajo contigo, Gran Reina, hasta tu hogar en el Inframundo”.

Bajar dos peldaños/dar unos pasos y dejar una prenda ahí, diciendo:

“Paso la primera puerta y dejo junto a ella mi _______ (prenda)”.

Bajar otros dos peldaños/dar dos pasos más y dehar ahí otra prenda, diciendo:

“Paso la segunda puerta y dejo junto a ella mi _______ (prenda)”.

Así sucesivamente hasta llegar sin prendas al último peldaño o la puerta de la habitación. Tomar una granada o vino tinto/zumo de granada. Meditar sobre el Inframundo. Comer y beber y subir las escaleras o regresar al Círculo recogiendo las prendas por el camino y sin volver la vista atrás. Ya en el Círculo, cerrar la puerta.

Escribir con tinta azul en un papel blanco aquellos malos hábitos que se deseen eliminar. Pensar sobre lo escrito y arrugar el papel con enfado. Quemar el papel diciendo:

“Por el fuego y la llama de la vela, que este hábito desaparezca. Por el humo, blanco y gris, que este hábito tenga su fin”.

Visualizar el hábito alejándose con el humo que se eleva.

Hacer un brindis, izando el cáliz consagrado. Beber a cada brindis:

“Por las buenas estaciones que partieron, y por las que han de venir. ¡Benditas Sean!
Por la Diosa, que traiga paz y realización a sus hijos. ¡Bendita Sea!
Por el Dios, que proteja a sus fieles y nos conceda prosperidad y felicidad. ¡Bendito Sea!”

Agregar los brindis que se deseen. Siguen trabajos mágicos y el Festín Sencillo.

Hacer del vino/zumo de frutas el centro del Festín Sencillo. Se puede invitar a la familia y amigos a compartir la abundancia y turnarse para dar las gracias a los Dioses, que otorgaron una cosecha abundante, diciendo algo como:

“Bendito sea el Dios del vino. Bendita sea la Divina Diosa. Benditos todos aquellos que han venido a este festín y que beberán en abundancia el vino/zumo sagrado.”

Rito en solitario:

Antes de empezar el ritual decoramos el altar, para ello podemos usar bellotas, piñas de pino y ciprés, tallos de trigo, otro tipo de frutas y nueces.

También vamos a necesitar una pequeña canasta llena de varios tipos de hojas secas. Comenzaremos arreglando el altar y trazando el círculo, seguidamente hacemos las invocaciones a los Dioses y a los elementos.

Hecho esto nos vamos al altar y parados delante del altar, elevamos la canasta, dejando que las hojas caigan despacio dentro del círculo y decimos algo como esto:

Las hojas caen, los días se hacen fríos.
La diosa echa su manto de Tierra a su Alrededor
Mientras tú, Gran Dios del Sol, navegas hacía el Oeste
Hacía las tierras de encanto eterno arropado en el frío de la noche.
Las frutas maduran, las semillas caen,
Las horas del día y la noche se equilibran.
Los vientos soplan desde el Norte, aullando lamentos
En esta aparente extinción de los poderes de la naturaleza,
Diosa bendita, sé que la vida continúa.
Por que la primavera es imposible sin la segunda cosecha
Tanto como la vida es imposible sin la muerte
Bendición a ti, Dios caído, mientras viajas hacia
Las tierras del invierno y a los amantes brazos de la Diosa.
Ponemos la canasta en el suelo y decimos:
Graciosa Diosa de toda la fertilidad,
Corté y coseché el fruto de mis acciones, buenas y malas
Dame el coraje para plantar semillas de alegría y amor
En el año venidero, eliminando la miseria y el odio.
¡Enséñame los secretos de la sabia existencia en éste planeta,
Luminaria de la noche!

Esta vez recuerda que durante el festín del Ritual debes añadir estas palabras:

Doy gracias a los Dioses por esta señal de una cosecha placentera. Así como disfruto de los frutos de mi trabajo, la cosecha de nuestra vida, que nunca nos olvidemos de aquellos que no son afortunados.

Termina como siempre.

Ritual del vino

Materiales: cinco vasos de vino de bayas y un lugar a campo abierto donde estos puedan ser vertidos al suelo.

Lo óptimo es hacer este ritual al anochecer o al amanecer, cuando la luz y la oscuridad parecen estar en perfecto equilibrio, al igual que lo están en las 24 horas del período del equinoccio. Dibuje un circulo a su alrededor y ponga un vaso en cada uno de los puntos cardinales: Norte (tierra), Este (aire), Sur (Fuego), y Oeste (agua). Ponga al otro vaso en el centro. Empezando en cualquier lugar del círculo, comience a moverse en el sentido contrario a las agujas del reloj, derramando el vino en el suelo para rendir un homenaje a los espíritus de la naturaleza y a los elementales que guardan la tierra mientras esta se prepara para su siesta invernal. Por último, beba el vaso de vino del centro como ofrenda y brinde por la Diosa, que ahora descansa tras haber dado a luz la cosecha.

HECHIZOS PARA MABON

Preparar agua de purificación de Mabon:
-Menta o hierbabuena
-Madreselva
-Caléndula

Hervir y dejar reposar por seis horas. Puede usarlo como agua de purificación sobre tí mismo antes del ritual, para limpiar la casa de energías no deseadas, o purificar la zona del altar.

Oración a la Diosa Oscura
Día se convierte en noche, y La vida vuelve a la muerte, y la Madre Oscura nos enseña a bailar. Hécate, Demeter, Kali, Némesis, Morrighan , Tiamet, portadoras de destrucción, que encarnais a la Anciana. Te honro cuando la tierra se oscurece, y cuando el mundo muere lentamente.

MEDITACIÓN

El otoño se relaciona con el agua, de la misma manera que la lluvia nutre los ríos y los lagos. Imagina en la orilla de un río que va hacia el océano. Da unos pasos dentro de la corriente, el agua te sostiene fácilmente. Húndete en ella y deja que te lleve hasta el mar. Surgen las olas como torrentes cuando el río se une al oleaje del mar, y luego una gran calma desciende sobre ti, cuando flotas en los brazos de la Gran Madre.

Siente como te mece el océano, al igual que una madre acuna a su hijo, y dejate llevar a la orilla flotando.

Después de esto come algo para descargar la energía sobrante tras el viaje.

 

Anuncios