Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , ,

 

luna de cosecha

El octavo día de la Luna de septiembre se dedicaba antes en Rusia a la Luna como diosa de la cosecha. Las mujeres colocaban espigas de trigo y cálices de vino sobre los altares, y pedían a la diosa su protección para la cosecha. En algunos lugares también se envolvía a una niña en un manto rojo, en el que se habían bordado los símbolos de las diosas y del Sol, y se la llevaba por los campos  en representación de la diosa de la cosecha.

Al pasar por los campos, la niña tenía que extender sus brazos como protección para la cosecha. En otras comarcas se confeccionaban con las últimas espigas, muñecas con los brazos levantados y se las paseaba por los campos recién cosechados.

En la Luna nueva que sigue al equinoccio de primavera, en América se celebraba una gran fiesta de la primavera en la que las mujeres eran veneradas como representantes de la diosa de la Luna, que ha hecho crecer las plantas, los frutos y los cereales: durante esos días, las mujeres quedaban liberadas de las tareas del hogar.

En primer lugar los hombres llevaban a cabo un ritual de purificación, y después todos los miembros de la familia toman un baño. Para dar otro signo más de purificación se untaban los rostros y los pomos de las puertas con pasta de maíz. A continuación, se celebraba la fiesta y se bailaba. Por último, se sacrificaban cuatro llamas a Mamá Quilla, la diosa de la Luna, y se interpretaba como un oráculo la forma de sus pulmones.

Anuncios