Etiquetas

, , , , , ,

El oráculo dijo de manera veloz esto: Existen y existirán sucesos lentos y rápidos, toda una contradicción de las polaridades y también de aquellos que consideran no ocuparse de estos asuntos. Sin embargo, nadie se escapa de ser participe activo o pasivo. Ha llegado el momento de que todos estemos inmersos en el vivir y en lo más profundo de Venezuela. No hay vuelta atrás, cada día habrá más acontecimientos de toda índole y llegara un momento en que la intuición y la sabiduría será la gran escapatoria. Parece inverosímil pero es así. Nos movemos en el terreno del subconsciente y todo lo que éste pueda contener.

Los obstáculos vienen de la mano de la incapacidad para hacer nada al respecto de lo vivido. La situación está bloqueada por la energía de la impotencia. Lo sabemos, si de sobra.

La influencia de la que no somos conscientes es que dentro del colectivo hay necesidad de pararse a reflexionar y meditar todo lo que está sucediendo en relación al asunto. Moverse rápido y en manada es la solución.

El pasado se vivió un momento en el que hizo falta mucha fe y mucha esperanza para abordar el futuro. Llego el tiempo de las vacas flacas, pero eso no quiere decir que hasta aquí llegamos. Novedades utilizadas en otras culturas nos vienen con anillo al dedo y con toda rapidez deben ser aplicadas.

La influencia de la que somos conscientes es que dentro de cada ser hay dos fuerzas muy importantes luchando por alcanzar el equilibrio.

Como futuro inmediato nos enfrentaremos a la energía del cambio y de la renovación del asunto, por vías muy drásticas y novedosas. Algo va a cambiar considerablemente de manera que empezará un nuevo camino o vía de acción., porque seremos empujados por un viento violento y sin paradero inmediato.

Se está aportando al problema  pasión y energía necesarias para que el aporte sea positivo, pero falta más. El ambiente que rodea fuerza a encontrar el equilibrio entre la ética y la fortaleza de espíritu. Se deberá desarrollar una gran capacidad de lucha, a todo nivel. Cuerpo, mente y espíritu unidos para el logro.

En lo más profundo del colectivo hay el deseo de comprender todo lo que sucede y saber actuar correctamente para conseguir el objetivo, a la vez hay mucho miedo al fracaso y a salir a expresar el sentimiento.

El desenlace final que se espera será la obtención justa del objetivo. Todas las cosas y situaciones quedarán colocadas en su lugar y el orden se impondrá al caos, pero esto solo lo comienza una gran oleada de gentes.

Anuncios