Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , ,

El cuarzo rosa, conocido también como “La Piedra del Amor”, tiene como función principal estimular el amor propio y la compresión y aceptación de los propios sentimientos. Para amar a alguien, es fundamental amarse a sí mismo, solo quien tiene amor en el corazón, quien se ama, es capaz de amar a otros.

El cuarzo rosa es una variedad del cuarzo, un mineral cuya dureza es tal que puede rayar los aceros comunes. Pertenece a la familia de los minerales óxidos y es muy abundante en la naturaleza, en las rocas graníticas. Se presenta en cristales a veces de tamaños considerables, hexagonales, coronados por una pirámide trigonal.

Habitualmente presenta en sus cristales inclusiones de otros minerales, agua o gases. También en granos irregulares o compactos. El cuarzo es una de las pilas naturales o acumuladores de energía mas potente que actualmente se conocen.

Variedades del cuarzo

El cuarzo, en estado puro y sin impurezas,  se denomina cristal de roca o “cuarzo hialino”. Cuando su tono varía al pardo o grisáceo se le llama cuarzo ahumado; amatista si es violeta, citrino si es amarillo. Las cristalizaciones en una cavidad se llaman “geodas”, y sobre una superficie plana o convexa se llaman “drusas”. Las variedades en las que los cristales son tan pequeños que no se ven se denominan en general calcedonias.

¿Cómo nos ayuda?

Esta piedra enseña el poder el perdón, de perdonar a los demás y perdonarse a uno mismo, perdonando las ofensas acumuladas en el corazón, sentimientos de soledad e inutilidad y falta de autoestima, para el desarrollo de una imagen positiva de sí mismo, y para la satisfacción básica de las necesidades emocionales.

Provoca desahogos emocionales, permitiendo aflorar recuerdos y sentimientos reprimidos responsables del bloqueo de la autoestima para que puedan ser revisados y trabajados a la luz de la actualidad. Deja a la persona sensible y emotiva. Da inspiración para el canto, la poesía, la música, la escultura y la pintura. Estimula la imaginación para crear formas bellas, abre los ojos a la amabilidad.

Además da una “piel de bebé” a quien se la pasa por el rostro (se va mojando y se va rodando el cuarzo por el rostro), también protege todos los órganos femeninos y la fertilidad. El cuarzo rosa entre sus bondades también ayuda al sistema circulatorio, corazón, glóbulos rojos, riñones, hígado, pulmones, los ovarios, senos, testículos y toda la región sexual.

Qué les parece si este domingo llevamos una pulsera de cuarzo rosa o un colgante en nuestro cuello que nos recuerde que debemos reconciliarnos desde el amor? se apuntan?

Anuncios