Etiquetas

, , , , ,

Siempre es hermoso perdonar, limpia el alma y como dice Shakespeare: “El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe”.

Necesitas:
-Una barra de helado
-Un bolígrafo
-Un frasco de un litro con tapa de rosca
-Azúcar y agua.

Escribe el nombre de la persona ofendida en un lado de la barra y el tuyo del otro. Coloca la barra en el frasco. Llena la mitad con azúcar y repite:

En este azúcar los dos nos encontramos
espalda con espalda pero de las manos.
Cambia los pensamientos amargos
que (nombre de la persona) tiene de mi
para que me otorgue su perdón, así.

Añade agua hasta llenar las tres cuartas partes del frasco y di:

Con el agua limpio los altercados,
y todo aquello que nos tiene separados.
Agua dulce, yo te ruego así
que permitas al perdón venir a mi.

Tapa bien el frasco y agítalo nueve veces diciendo:

Miel de azúcar haz tu menester
y que (nombre de la otra persona)
me perdone como debe ser.
Sumérgelo (a) en dulces pensamientos de mi
y deja que su perdón se complete así.

 

Anuncios