Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

velas

La magia existe, para mi son movimientos de energía, pero no es un juego, los riesgos y sus proyecciones deben ser calculados, para evitar que en lugar de un bien, hagamos un daño a nosotros mismos, o peor aún, a teceras personas. El uso de las velas es tan inocente como poderoso, por esta razón se han empleado y todavía se emplean en variadas ocasiones y en no pocos rituales sociales y religiosos.

Celebrar un acontecimiento, cautivar el ambiente, oficiar una liturgia religiosa y prefigurar una atmósfera romántica, son momentos que bien valen encender una vela; pero, ¿y si con las velas pudiéramos operar mágicamente? En las líneas que siguen, les explicaré de manera práctica para que cada quien pueda libremente actuar en esa magia benévola y solicitar favores o beneficios para sí mismo o para otros a quienes deseen ayudar. Advertimos lo delicado de la información porque si bien se revelan rituales que no son de dominio muy público, no quiere decir que tenemos licencia para abusar de su poder es siempre de justicia respetar la llama divina.

Para los rituales de magia con velas debe escogerse bien el día, la hora, el planeta, el signo astrológico, el santo protecto y su salmo u oración, nada debe quedar al azar.

La vela que se enciende para la meditación y la magia, es una valiosa herramienta para cualquier bruja, mago, hechicero u ocultista. La luz de la vela es hipnótica, nos ayuda a concentrar nuestra atención en la flama, o en las gotas de cera fundida que caen o chorrean por la vela, o en las imágenes que se forman. En las velas perfumadas, se liberan aromas que nos rodean de una atmósfera de misticismo.

La vela, cuando se utilice para un ritual o trabajo, debe encenderse con un fósforo o cerilla o alguna ramita prendida y no debe apagarse soplando o comprimiendo la mecha con los dedos, debe hacerse con un apagador de velas de metal, que se pueden encontrar sin problemas en el mercado y que suelen ser de bronce, mientras no dispongamos del apagador, podemos utilizar un pequeño vaso o copa de cristal o mental.

Las velas las ungimos para utilizarlas en los rituales, simplemente porque al adquirirla en una tienda no sabes por cuántas manos pasaron, en qué lugares estuvieron antes de llegar a ti y qué tipo de energía las impregnó, así que hay que limpiarlas y consagrarlas.
Para limpiarlas úntalas con un poco de aceite o esencia con la yema de los dedos y espárcelo del centro a los extremos de la vela, terminando por la base y el pabilo mientras se piensa en el fin mágico para el que se usará la vela. Para ungir la vela puedes usar cualquier tipo de aceite o esencia pero es recomendable usar el apropiado para el tipo de trabajo mágico que se va a realizar.

Es importante dejar que las velas ardan por completo, esto dará un sentido de cumplimiento y cierre del ritual o ceremonia.

Los amigos de hechizos.us explican detalladamente en su página, que la llama es representativa de la vida, del alma, del espíritu, de todo lo que puede elevarse espontáneamente.

Su soporte (vela o lámpara de aceite) es representativo del conocimiento (fuente de luz), de la oración, de todo lo que pueda ayudar al alma o al espíritu para elevarse hacia la divinidad.
Es también lo que, en sentido propio, representa la puerta de la luz. Utilizada en la oración (rezos), la vela ayuda a la elevación hacia la divinidad de la petición formulada en la oración.
En la oración interviene el pensamiento (lo mental) y la voz.

La voz es el cuerpo de nuestro espíritu, de nuestro deseo mental. Para ello es importante que la oración sea pronunciada con firmeza, concentración y sublimidad. La oración es la petición en toda su expansión, y la energía que desprende la llama de la vela se impregna de la emanación vocal, y se unen polarizando nuestros deseos.
El primer paso es prepararse mentalmente para elaborar los rituales que vayamos a utilizar, es necesario permitir la extensión de la conciencia a través de una técnica sencilla de concentración de nuestras fuerzas internas. El hecho de que un problema o dificultad exista, significa que el deseo de solucionarlo nace al mismo tiempo que dicha dificultad surge, y es ahí precisamente donde reside la palanca de transformación de lo negativo en positivo.

Esta voluntad de cambiar la situación, de «barrer» las situaciones punibles, implican el «poder» de resolverlas. ¿Dónde está este poder?… El poder se encuentra en ti mismo. Sean cuales sean los problemas, es importante que actúes con el pensamiento únicamente sobre un objetivo a la vez, y no mezclar varios problemas durante un mismo ritual.

Concentra toda la energía en la realización del ritual, la imagen de tu objetivo debe ser clara y nítida en el pensamiento, alimentar esta imagen a través de sus emociones, es decir, experimenta dentro de ti la vida de esa realización pensando y sintiendo que estás vivo y aprecias la vida en todo su ser.

Este trabajo es indispensable realizarlo unos cinco minutos antes del ritual. Después durante el ritual se pide a través de la oración que dicha preparación mental adquiera la realidad objetiva.

Con información de : www.hechizos.us, www.wicca-argentina.com.ar,

Anuncios