Etiquetas

, , , , , , , , ,

@KaremBarratt

alchemy

Sacado del Libro de Magia Inglesa, según la receta del alquimista Robert Fludd –traducido por Karem Barratt

Nota: esto es una traducción que busca compartir creencias y sabiduría antigua. El lector es responsable por lo que decide o no hacer con ella.

Ingredientes:

  • Suficientes hojas secas de melisa/citronela/toronjil (Melissa officinalis) secas como para llenar el tercio de una jarra o botella una vez sea reducida a polvo en un mortero
  • 2-3 tazas de brandy o vodka de buena calidad.
  • Tres jarras o botellas con tapas, preferibles las que se cierran al vacio con una goma alineando la tapa.
  • Mortero
  • Un embudo
  • Un trozo rectangular de gasa
  • Cuchara de madera
  • Una olla con tapa que pueda ir al horno, preferiblemente de barro o vidrio
  • Fosforos
  • Papel plástico (envolplast)
  • Gotero

 Instrucciones:

  1. Comienza el proceso de creación de la piedra un jueves, después del amanecer. Se recomienda iniciar con una oración a la Divinidad, pidiéndole que se te revelen los misterios y se te ubique en tu lugar en el Universo. Ya que es el día de Júpiter quien rige a la hierba, no sería mala idea encenderle una vela, o un incienso y dedicarle unas palabras a esta manifestación de la Divinidad.
  2. Machaca las hojas en el mortero hasta convertirlas en fino polvo. Mientras lo haces, visualiza que con cada golpe estas liberando la potencia mágica/curativa de la hierba (puedes imaginarla como chispas de luz, volutas de colores, etc.)
  3. Pon el polvo en una de las botellas hasta llenar un tercio de la misma; luego agrega el alcohol hasta llenar la mitad de la botella. Si la tapa de la jarra/botella tiene goma, ciérrala. Si no, coloca un trozo del papel plástico en la boca de la jarra y luego ciérrela -estro es muy importante.
  4. Coloca la jarra en un lugar relativamente cálido. Déjala ahí por varias horas o hasta un día. Una vez que alcohol se haya vuelto verde, está listo para el siguiente paso.
  5. Forra el interior del embuda con la gasa y colócalo en la boca de la segunda jarra/botella. Traspasa el alcohol de la primera jarra a la segunda, pasándolo por el embudo. Cierra la segunda jarra (de nuevo, si la tapa no tiene goma, coloca un pedazo de papel plástico y luego cierra). Coloca la segunda jarra en un lugar obscuro.
  6. Agarra la primera jarra y saca todo el sedimento en ella y en el embudo y colócalo en la olla. Pre-calienta el horno a unos 230 centígrados. Lleva la olla para el exterior (o algún lugar bien aireado), lejos de cualquier cosa inflamable. Enciende un fosforo y arrójalo a la olla, para evaporar el alcohol restante en el sedimento. Remueve el sedimento para que se queme de forma pareja. Repite el proceso de ser necesario, hasta que ya no puedas oler alcohol. Cando estés satisfecha de que es así, regresa a la cocina, tapa la olla y métela al horno, el cual ahora debe estar muy caliente. La idea es reducir  el sedimento de la hierba a una ceniza gris o blanca. Revisa constantemente.
  7. Cuando veas la ceniza, apaga el horno y espera a que se haya enfriado completamente. Coloca la ceniza en el mortero y machácala hasta que sea un polvillo fino. Coloca el polvo en la tercera jarra/botella. Saca la segunda jarra/botella y con el gotero, ve pasando el líquido de la segunda jarra a la tercera, lentamente, hasta que la ceniza haya absorbido todo el líquido posible. Al final tendrás una sustancia parecida a una cera: esta es la piedra filosofal vegetal. Con el pasar del tiempo cambiara de color y textura.

Los alquimistas creen que si mezclas una cantidad muy pequeña de esta piedra con agua y la bebes, no solo mejorará tu salud física y espiritual, si no también tu poder de perspectiva, análisis y compresión y estarás mas cerca a descubrir el elixir de la vida.

Anuncios