Etiquetas

, , , , , , , ,

@KaremBarratt

brigid

 

A la Diosa pagana Brígida o Brighid se le honra de muchas maneras: como matrona del trabajo diario; como comadrona (tanto de chicos como de proyectos); como musa de poetas y artistas; como creadora de artesanías; como sanadora; como la que encuentra lo perdido; como el fuego de la sabiduría; como la protectora del hogar y la familia. Su emblema, la cruz de Brígida se coloca sobre puertas, habitaciones, graneros y corrales como símbolo protector y señal que el ojo de Brígida esta sobre los protegidos.

Al igual que la diosa Sarasvati de India, la Minerva de Roma y la Sofía de los cristianos Gnósticos, Brígida es la santa patrona de la sabiduría. Su compasión y bondad hacia los otros hizo que con el pasar del tiempo se le identificara como la santa Brígida de Kildare y se creara la leyenda de que asistió en el parto a la Virgen Maria y fue Nana al Nino Jesús.

 

brigid's cross

Cruz de Brígida

Brígida tiene regalos para todo el que se conecta a su energía. En ella puedes encontrar mejor entendimiento de la sabiduría celta. Puedas nombrarla comadrona de tus metas, para que te inspire y de fortaleza para “parirlos.”  Puedes igualmente pedirle que te ayude a conectarte con el poder de las estaciones y vivir de manera armónica con la naturaleza. Puedes pedirle que sea tu mentora en tus estudios esotéricos y crecimientos espiritual. Puedes descansar en ella y envolverte en su paz. Búscala en tu interior; búscala en la naturaleza; busca en la sabiduría; búscala en los sentimientos que despierta el fuego de una hoguera en una noche fría, en la ternura que inspira envolver a un bebe en una mantita; en el consuelo y tranquilidad que da acariciar a un animal, en ese “tiempo fuera del tiempo” en que entramos al leer y aprender de antiguos y nuevos maestros. Puedes comenzar esta conexión rezando la siguiente oración:

Brígida de la capa estrellada, arrópanos;

Dama de los corderos, protégenos.

Cuidadora del fuego, aliéntanos.

Bajo tu manto, reúnenos y restáuranos.

Madre de madres, guíanos

Recuérdanos preservar la llama

De la compasión, del amor y la sabiduría,

Sálvanos de la ignorancia, propia y ajena,

De la desidia y el desamor,

Todas las noches y todos los días,

Desde el atardecer hasta el amanecer.

Que así sea.

Anuncios