Etiquetas

, , , , , ,

La época decembrina nos transporta a la parte más sensible y sutil de nuestros ser interior, deseamos adornar, vemos la belleza en todo lo que nos rodea, queremos compartir y dar. Son tantos sentimientos que se despiertan en el mes de diciembre que en muchas ocasiones no sabemos como manifestarlos. En la parte cotidiana y material de nuestro diario vivir, muchos reciben de su actividad laboral una remuneración llamada utilidades o aguinaldos, otros realizan trabajos extras y otros han ahorrado durante el año algo de dinero para utilizar en este momento.

Sin embargo, son tantas cosas que se manejan al mismo tiempo que en muchas ocasiones no alcanza para todo lo que hemos planificado. Que podemos hacer al respecto? Primero y principal, tenemos que estar conciente y llevarlo hasta nuestro subconsciente de que la parte material no esta divorciada de la parte espiritual, somos un equilibrio entre estos dos aspectos y así debemos internalizarlo y sentirlo.

Estos tips que se dan a continuación, debemos practicarlos desde hoy mismo y con toda nuestra convicción. De ello, dependerá su manifestación instantánea y así seguirá por el resto de tus días o hasta que tu lo desees.

Por lo general nos creamos las circunstancias de la vida en forma automática y los niveles de dinero que manejamos muchas veces se obtienen bajo esta modalidad, hasta que nos encontramos con el deseo o la necesidad de aumentar nuestros ingresos. De esta manera iniciamos una creación deliberada.

Cada persona tiene sus propias dificultades para hacer un cambio interior que la lleve a mejores niveles de abundancia y las principales son las que provienen de la herencia familiar, de las experiencias de cada persona y del grado de libertad que se otorgue quien quiera emprender esta tarea (su amor a sí mismo). Sin embargo, todas ellas pueden ser superadas, ninguna es más fuerte que tu.

Para disponerte a crear los cambios en tus finanzas, lo primero que necesitas es tener la voluntad de querer hacerlo. Se requiere un compromiso contigo mismo para pretender hacer cambios de creencias y emociones, para luego realizar las acciones necesarias. Hacer un cambio de creencias y emociones no es tan difícil, pero no se practica. El principal obstáculo en esto, es que no hemos tomado conciencia de que nosotros no somos nuestros pensamientos, ni tampoco nuestras emociones. No reconocemos que podemos pensar, creer y sentir la verdad de que la abundancia nos pertenece y preferimos seguir instalados en las ilusiones de la escasez compartidas por la mayoría.

Una vez que estás decidido a hacer tus cambios y trabajar en ellos, es necesario aclarar el panorama de donde te encuentras y hacia donde quieres ir. Muchas veces tienes ideas vagas o algunos anhelos, pero no se encuentran bien establecidos, por lo que las acciones internas como externas quedan sin dirección y no tienen el foco necesario. Las energías concentradas y bien dirigidas nunca dejarán de dar frutos.

El mayor obstáculo que puedes encontrar en esta etapa, es tu resistencia a aceptar el nuevo escenario y al querer saber cómo lo harás. Antes de saber cómo lo harás, es necesario definir desde qué punto te inicias y hacia qué punto quieres ir. Muchas personas se quedan atrapadas aquí, porque esperan saber cuál es el proyecto preciso que los hará generar más ingresos. Solo después de fijar la altura de la meta, se te mostrarán los peldaños a subir.

Antes de definir todos los detalles, es importante reconocer que tienes derecho a moverte desde un lugar de menor energía a otro de mayor energía. El lugar donde te encuentras puede ser agradecido y bendecido para dar paso al nuevo escenario que crearás con tu trabajo interno. Es importante también ser muy consciente de que no te sientes preparado, que dudas y que tienes miedo a moverte hacia lo desconocido, pero puedes decidir que de todos modos lo intentarás como un regalo hacia ti mismo.

Una vez te autorizas a avanzar en el descubrimiento de tu abundancia, comenzarán a aparecer los primeros inconvenientes, las resistencias, las dificultades, la incertidumbre y todo lo demás que se asocia a un cambio. Puedes reconocer que todo eso tiene solución, porque siempre es posible avanzar y porque el universo espera que lo hagas. Acepta con amor todas tus limitaciones y decídete a trabajar en ellas, reconociendo que naciste para hacerlo.

Acepta que es posible hacer los cambios interiores aun sin saber cómo será este proceso. Antes de saber qué pasos puedes dar, imagina tu inconveniente ya resuelto, imagina la mejor solución posible y crea las imágenes mentales que te gustaría ver en tu nueva realidad, creando tu holograma de prosperidad. Verás que la resistencia no se hará esperar. De inmediato comenzarán a aparecer todos tus fantasmas aterrorizantes que te van a hablar y que te harán bajar el nivel de entusiasmo y eso está muy bien.

Tus fantasmas pueden ser gratamente bienvenidos, porque son ellos los que en forma anónima te han estado deteniendo todo el tiempo y ellos son los responsables de tu estancamiento. Puedes agradecer que se dejen ver. Una vez que los saludes y los recepciones con alegría, puedes restablecer tu alta vibración y retomar las imágenes que estabas creando en tu holograma. A estas alturas puedes jugar con la imaginación sabiendo que tus interferencias aun están presentes dentro de ti.

Puedes comenzar a visualizar con más soltura todo aquello que antes estuvo prohibido para ti y que ahora necesitas desarrollar en pos de tu nueva situación. Todo lo que te parecía imposible hasta hoy, puede ser de gran ayuda para crear lo nuevo. Por ejemplo, si descubres que nunca te ha sobrado dinero para ahorrar, te puedes visualizar haciéndolo; si descubres que nunca has tenido éxito económico, te puedes visualizar obteniéndolo por vez primera; si te observas en un trabajo que apenas te da lo suficiente para vivir, imagina un excedente de dinero que te agrade. Todo lo que parece estar en tu contra es un excelente recurso para descubrir los próximos pasos a realizar.

Cada escena que se te presente te hará llegar directamente a lo que más necesitas fortalecer. Paso a paso vas descubriendo el famoso “como” que querías visualizar claramente al iniciar tu holograma. Una vez que observas los peldaños de la escalera, el terreno se te hace más claro y evidente. Puedes descubrir que necesitas ayuda, que necesitas elevar tu autoestima, que necesitas instrucciones precisas, que necesitas algún conocimiento, que necesitas descubrir tu pasión, reinventarte o cualquier otra.

Cada necesidad que identifiques, será una clara señal de lo que es necesario hacer. Te puedes ayudar con visualizaciones, con pedidos específicos al universo, con imágenes mentales, con unos carteles, con afirmaciones positivas, sonidos o con cualquier medio que te acomode.

Tu nueva creación demandará energía para sostenerse y muchas personas decaen justo en esta parte, cuando la semilla está trabajando al interior de la tierra sin que aun sea visible su brote. Cada iniciativa interior es escuchada por el universo siempre y de inmediato todo el sistema se pone en movimiento para favorecer su concreción, pero en los planos terrestres se requiere tiempo lineal para que se manifieste y muchas veces falla nuestra paciencia y nuestra fe en que todo está funcionando internamente.

El tiempo necesario para que tu cambio interno sea perceptible en tu realidad externa depende de la cantidad de energía con la que se alimente tu holograma en tu interior. Los nuevos nacimientos no tienen un tiempo establecido, son dependientes de la cantidad de energía acumulada y en esta etapa, tu labor consistirá principalmente en otorgársela generosamente hasta que resulte suficiente. Y si necesitas ayuda de otras personas no dudes en buscarla.

Que tengas hermosas creaciones.

Anuncios