Etiquetas

, , , , , ,

Para «afilar» esta herramienta, ensaya los siguientes ejercicios simples, muy conocidos dentro de la Wicca:

Ejercicio de Visualización I 

Siéntate o acuéstate cómodamente con los ojos cerrados. Relaja tu cuerpo. Respira profundamente y aquieta tu mente. Imágenes continuarán apareciendo en tu cabeza. Escoge una de ellas, mantén todos tus pensamientos girando alrededor de esa imagen. Retenla todo el tiempo posible y luego libérala y finaliza el ejercicio.

Cuando puedas retener una imagen por más de 5 minutos, continúa con el siguiente ejercicio.

Ejercicio de Visualización II

Elige una imagen para retener en la mente. Podrías tenerla presente físicamente y estudiarla primero, memorizando cada detalle (sus texturas, colores e incluso el olor). Pides escoger una pequeña forma tridimensional, tal como una pirámide, o algo más complejo, por ejemplo una imagen de afrodita saliendo del mar o una manzana madura.

Después de examinarlo minuciosamente, cierra los ojos y ve el objeto frente a ellos (como si estuvieran abiertos). No vuelvas a mirar el objeto con los ojos físicos sino con tu imaginación mágica (con sus poderes de visualización).

Cuando puedas retener esta imagen durante 5 minutos avanza al siguiente paso.

Ejercicio de Visualización III

Este es un ejercicio difícil, y realmente es de naturaleza mágica. Visualiza cualquier cosa, preferiblemente algo que nunca haya sido visto. Por ejemplo, usemos un vegetal de Júpiter. Es morado, cuadrado de un metro, cubierto de filamentos verdes de 5 centímetros y unos puntos amarillos de medio centímetro. (Este es sólo un ejemplo).

Ahora cierra los ojos y ve (ve este vegetal en tu mente), Nunca ha existido. Tu lo estás creando con tu visualización mágica. Haz real el vegetal. Dale la vuelta con tu mente para que puedas verlo desde todos los ángulos. Luego déjalo desaparecer.

Cuando puedas retener cualquier imagen creada por ti por aproximadamente 5 minutos, continúa con el siguiente ejercicio.

Ejercicio de Visualización IV

Este es el más difícil. Retén en tu mente con los ojos abiertos, una imagen creada por ti (como el vegetal de Júpiter), Haz un esfuerzo y mantén la imagen visible, real y palpable. Mira fijamente una pared, el cielo o una calle concurrida, pero ve el vegetal ahí. Hazlo tan real que puedas tocarlo. Trata de tenerlo sobre una mesa o en la hierba debajo de un árbol.

Si vamos a usar la visualización para crear cambios en este mundo, y no en el reino oscuro que está detrás de nuestros párpados, debemos practicar tales técnicas con los ojos abiertos. La verdadera prueba de visualización yace en la capacidad de hacer que el objeto (o estructura) visualizado sea real y parte de este mundo.
Cuando hayas perfeccionado este ejercicio ya estarás en buen camino.

Anuncios