Etiquetas

, , , , , , , ,

La expresión que se usa en la Wicca para el matrimonio es Handfasting(atadura de manos). A diferencia de los cristianos y su “hasta que la muerte los separe” al unirse en matrimonio, los wiccanos nos casamos bajo la premisa de: “mientras el amor dure“. Cuando ya no existe amor entre un hombre y una mujer, ellos son libres de seguir su camino. Antiguamente este ritual se efectuaba cada 7 años para que las parejas renovaran sus votos de matrimonio, actualmente por cuestiones prácticas sólo se realiza una vez, aunque se pueden renovar votos si la pareja así lo desea. El hecho de que nuestro matrimonio es hasta que el amor dure, puede parecer como un juego, pero no lo es… de hecho las parejas antes de querer casarse es requisito que el sacerdote o la sacerdotisa que los unirá tenga una entrevista con ambas partes para “evaluar” su deseo de casarse.

La unión de dos almas es un acontecimiento bendito
. La unión de dos almas que invitan a la magia a entrar en sus corazones es doblemente bendita, porque pasan a formar parte de una de las tradiciones de amor más antiguas y sencillas. Mucho antes de que la legalidad de una unión llegara a ser prácticamente más importante que la unión en sí misma, la celebración ritual de la unión de manos fue una práctica habitual y muy querida entre los antiguos celtas durante varios cientos de años.
El sencillo y romántico ideal de la unión de manos sigue vivo en la actualidad y muchos paganos y wiccanos han recurrido a este tipo de unión por sus matices sutiles, naturales, y su cualidad mágica. Tanto si la ceremonia es oficiada por un sumo sacerdote o una suma sacerdotisa, como si simplemente es un momento privado que comparte la pareja con algunos amigos íntimos, la tradición de la unión de manos continua existiendo actualmente en la comunidad mágica, para bien o para mal, para una mayor o una menor riqueza, mientras la pareja desee compartir el camino de la vida y el amor.
En muchos aspectos, la unión de manos es como cualquier otra boda moderna. Una pareja decide prometerse públicamente amor y fidelidad, normalmente teniendo como testigos a amigos y familiares, bajo la guía de un líder respetado de la comunidad. A menudo, la pareja intercambiará símbolos de amor: normalmente anilloscuya forma redonda simboliza el círculo intacto del amor que se están prometiendo, sin principio ni fin. Después de muchas sonrisas, lágrimas, risas y fotografías, todos se marchan con recuerdos felices del acontecimiento.
Sin embargo, aquí se acaban las similitudes.

Uno de los beneficios de la unión de manos es que no tiene una verdadera estructura y que puede adaptarse para incluir una variedad de ceremonias distintas que la pareja puede elegir. Se utiliza con frecuencia para las uniones de parejas del mismo sexo, especialmente cuando no pueden tener una unión legal de este tipo a través de la Iglesia o el Gobierno.
La fecha de la unión de manos es significativa. Muchas parejas eligen casarse en Beltane, en sincronía con la unión del Dios y la Diosa, y cuando la fertilidad de la Tierra está en su punto más alto; otras, sin embargo, podrían evitar completamente esta época por respeto a sus creencias. Algunas parejas pueden planear el acontecimiento de acuerdo con la Luna Creciente o Menguante, y algunas deciden unirse cuando la Luna está Llena o Nueva, prometiendo un nuevo comienzo y un amor para toda la vida.
En cuanto a la ceremonia en sí misma, puede celebrarse de innumerables maneras, en innumerables lugares. Una de las alegrías del sistema de creencias pagano o wiccano es que las ceremonias religiosas no tienen que estar necesariamente limitadas a un edificio. La Iglesia pagana es la totalidad de la Tierra y muchas parejas se unen al aire libre, en tranquilas zonas boscosas, en jardines con flores o junto a la belleza y el misterio del océano. Se cree que unirse en un cruce de caminos da buena suerte,pues la unión de los dos caminos simboliza la unión de los dos corazones durante la ceremonia.
Las parejas pueden vestirse como quieran. Algunas se adornan con símbolos mágicos, coronándose con la señal del Dios y de la Diosa. Otras visten túnicas especiales que se guardan para ceremonias mágicas. Otras eligen una ropa sencilla, eligiendo la comodidad por encima de la exhibición. Aunque el blanco es el color tradicional para las novias de casi todo el mundo, los paganos tienen una mayor libertad para elegir el color de su vestido ceremonial.
Durante la ceremonia, se dibuja un círculo que abarca a todo el grupo de la boda dentro de su anillo protector. Puede dibujarse con una varilla y visualizarse en el ojo de la mente, como durante la práctica de la magia, o puede hacerse físicamente. Los círculos de rocas, velas, cristales o pétalos de rosa (una elección muy popular) también son apropiados, dependiendo del lugar donde se celebre el acontecimiento. Debería haber mucho espacio para que los invitados puedan moverse con libertad y sentirse cómodos.
Se encienden velas y se colocan en el norte, el sur, el este y el oeste, como es tradicional en todas las prácticas de magia, y se coloca un altar cerca del lugar en el que tendrá lugar la unión de manos. El altar debería estar decorado con los artículos necesarios para la ceremonia: los documentos adecuados, un cáliz, un lazo o una tela para atar las manos y, cerca, una escoba o un cepillo.
Una vez que se ha trazado el círculo, la ceremonia puede comenzar. Como era tradición hace siglos, cuando la unión de manos era una declaración de intenciones, la pareja debe anunciar delante de las personas ahí reunidas su deseo de formar una unión y su intención de que sus manos sean unidas en ese momento. Llegado este punto, quienquiera que esté presidiendo la ceremonia puede preguntar si alguno de los presentes se opone a la unión, como se hace en las bodas modernas.
Los dos miembros de la pareja recitarán sus votos a la otra persona, poniendo énfasis, por supuesto, en que vienen a esta unión “con un amor perfecto y una confianza perfecta” con la finalidad de ser compañeros de su futuro cónyuge. A continuación, cada uno de ellos beberá del cáliz y luego ofrecerá la bebida a su pareja, simbolizando la forma en que cada uno de los esposos calmará y alimentará al otro.
Luego viene el amarre de las manos. Algunas costumbres sugieren que sólo se unan las manos derechas y otras que se aten únicamente las manos izquierdas. En Alemania, sin embargo, la unión de manos que se llevaba a cabo con las manos izquierdas no se consideraba válida, sino que era únicamente un acuerdo para que la mujer fuera protegida por el hombre. Es importante decidir de qué manera elegirá la pareja ser atada.
La mayoría de parejas se ata utilizando ambas manos para formar un antiguo símbolo. Mirándose cara a cara, la pareja une sus manos derechas y luego sus manos izquierdas, formando la figura de un ocho, la cual representa la eternidad. La cinta o la tela se coloca entonces sobre sus manos, o se ata sin apretar alrededor de las muñecas, uniéndolas. La pareja puede volver un año y un día más tarde para que le vuelvan a atar el lazo, esta vez con un nudo apretado: una unión que no puede romperse. Entonces la pareja es declarada marido y mujer.
Al final de la ceremonia, después de que todos los documentos adecuados han sido firmados, se lleva a cabo la tradición de saltar sobre la escoba. Los orígenes de esto tienen varios significados, aunque suelen relacionarse con la historia africana y afroamericana. Saltar sobre la escoba es dar el salto hacia el matrimonio y hacia las responsabilidades que la vida matrimonial conlleva. Simboliza el esfuerzo que uno pone en el matrimono. La escoba barre el pasado y despeja el camino para el futuro.
Por encima de todo, la ceremonia de unión de manos no debería tomarse a la ligera. No debería verse como una unión con una “cláusula de escape” cómoda si las cosas no funcionan. La pareja sólo debería estar sispuesta a unirse bajo estas condiciones si realmente desea un compromiso real y duradero, según las tradiciones antiguas. La unión de manos, con toda su simplicidad, es una promesa real y reconocible entre dos personas que atan sus manos, sus corazones y sus vidas como si fueran una sola persona.
Como las alianzas, la unión de manos en forma de ocho y los nudos del lazo de matrimonio, el amor verdadero no tiene principio ni fin, y no puede deshacerse. Incluso si los únicos asistentes son la Diosa y el Dios, las promesas realizadas durante una unión de manos siguen vigentes durante toda la vida y pasan a la siguiente: durando eternamente, eternamente fieles, eternamente unidos en el amor.

Anuncios